Cuando tu apellido tiene mucho “ring ring” y nada de helados.

Tengo 6 meses de no tener trabajo. Por ahí me dijeron que suena más cool decir “laboralmente desvinculada”. ¡Pero yo no soy tan fancy al hablar! 

 

Mi apellido es Casafont, ¿qué tan cool verdad? Desvirtuado muchas veces a tal punto de que me han llegado a decir “Ana Sincalzón”, “Ana Casasón”, “Ana Tasajón” y, el famosísimo “Ana Canastón”, qué fue el último con que un oficial de seguridad de una empresa me anunció al llegar a una reunión. Sentí que sólo le faltó decir “-y no lo maneja, lo maltrata!”, pero bueno en fin…

Muchos piensan CASAFONT …!!!!… Con ese apellido y ese look, ¡qué va a necesitar trabajar! Pero Dios me hizo simpática, coqueta, bombeta y altruista; más no millonaria, necesito trabajar y no han sido momentos fáciles, hasta que pude darle vuelta a la moneda y entender para qué me había pasado esto. Por eso quiero compartirles mis 6 aprendizajes en estos meses que he estado sin trabajo:

 

1-¡No estamos solos! 

 

¡Desgraciadamente las situaciones “negativas” nos hunden en el hueco más profundo! Cuando uno se queda sin trabajo lo primero que hace es preguntarse “¿Y ahora qué voy a hacer?” “¿Cómo voy a pagar deudas?” Y a mí, ¡la ansiedad me mató! No sabía si con la plata que tenía pagar mis deudas de una o bien, dosificarla hasta donde me alcanzara. Se siente uno desmotivado y fracasado, llega ese momento en que después de no tener tiempo para nada y correr como una loca, lo más inteligente que hacía en el día era desconectar y conectar el router para tener internet y no convertirme en aquella señora… a pesar de estar “pa-ja-rian-do” ¡Y no trabajando! 

 

¿Estaré sola en esta miseria de situaciones? Me preguntaba… La verdad es que no. Somos muchos los que estamos sin trabajo y cuando una puerta se cierra es por algo. En mi caso fue porque como quien dice… ¡Bendito Dios! Se cerró una puerta que me tenía desgastada mentalmente. La verdad, es que mi nueva realidad es muchísimo más sana que la que estuve viviendo. 

 

Lejos de desmotivarme, el hecho de que haya tantas personas conocidas sin trabajo y tenga que “pelear un campo” en una empresa, ¡lo veo como qué maravilla! Todas estas personas y yo tenemos ese potencial de encontrarnos de nuevo, de explorar pasiones, desarrollar nuestra creatividad para salir adelante y sobre todo, expresar gratitud por lo que se tiene. 

 

2-No me hace falta nada.

 

¡Soy súper botaratas! Cinco que me entra, ¡cinco que me vuelo! O sea, no tengo ahorros. Eso es pésimo, -desde el punto de vista que en estos momentos no tengo ni para chicles-, pero es bueno, ¡porque todo lo que me gané fue bien disfrutado! Me encanta construir experiencias y darme mis gustos y todo lo gasto, talvez el aprendizaje para cuando consiga de nuevo trabajo es, está bien mi’ hija gaste en lo que quiera, ¡pero guarde alguito!  

 

Hoy sin ahorros talvez no pueda comprarme todo lo que quiero, pero me di cuenta que no necesito nada. Una cosa es querer y otra es necesitar. Ya no hiperventilo cuando paso por un centro comercial, ya no tengo que sacar la bolsita Kraft y respirar 10 veces para que no me de un ataque. Disfruto de cosas materiales en abundancia, todo ganado con mi trabajo y mi esfuerzo: Tengo un techo en que vivir, comida para comer, salud, pero más importante que eso, me tengo a mí misma tranquila; mi esposo tiene trabajo, tengo a mi familia, a mis amigos, y mi Fe… Todas esas cosas que el dinero no puede comprar y que yo las conservo.

 

3- Es una cuestión de prioridades:

 

Obvio que extraño hacerme las uñas todas las semanas, irme de shopping, comprarle regalitos a los que quiero, hacerme un facial y ¡Diossss darme un masaje! Pero hay momentos en la vida que no se puede. Aprendí a medio pintarme las uñas, porque primero muerta que sencilla y ahora no me llega la brocha con el esmalte a la muñeca. Luciano, mi hijo, me da masajes con aceite y lavanda deliciosos, pero con lo que voy camaroneando, de haciendo una cosita por aquí y otra por allá, tengo que destinarlo a necesidades,  no indulgencias.

 

Uno vive al día en estas situaciones y a veces amanezco con solo 500 colones en monedas, pero Dios siempre provee y ese mismo día encuentro algo que hacer para ganarme una platilla. Es una cuestión de actitud y prioridades, si tengo cosas porqué estar agradecida no necesito más. ¡Así es y por eso la sonrisa… JA, Esa no me la quita nada, ni nadie! 

 

4- Apoyo y grandes lecciones:

 

Gracias a Dios he sido una buena persona en la vida, ¡y si no lo has sido pues nunca es tarde!… Uno cosecha lo que siembra. Muchas personas cercanas me han demostrado con pequeños detalles que valoran mi presencia en su vida y no me ha faltado nada de mis gustitos. Desde un chocolate (que ustedes saben es mi pasión por el primer post), o un dispositivo para el quick pass , para que así no tenga que dar un vueltón y gastar más en gas; un regalo sorpresa porque sí: Una beca de un curso de crecimiento espiritual, un, “te compré tus cápsulas de canela” y “te invito a almorzar, ¿dónde querés ir?” ,“tomá para que pagués tus clases de pilates”. En fin, son miles de detalles que, no confundamos los conceptos, NO son caridad, sino retribuciones de la vida. ¡Mis hijos! De 10 y 7 años y me invitan al cine o me traen de regalo un cappuccino con su mesada, todo eso no tiene precio. Mi mamá me saca a pasear y me compra una blusita, mi sobrina me dice un día, -“Tía acompañame a comprarme una licra para el gym”. Yo ni loca, después me antojaba y me dice, que hay 2×1 y ella solo necesita una y así “vos te dejás la otra”.  Amigos que me pasan mensajes motivacionales… Mi papá, mis hermanos, ¡No hay palabras en lo que me han apoyado! ¿Cómo no amarlos y sentirse agradecida por estar siempre rodeada de personas con valores como la empatía bien definidos?

 

¡Yo feliz! Me siento amada, con esos detalles que trabajan en el autoestima -que en mi caso- me la dejaron debajo de la suela de los zapatos. 

 

El amor no se dice de la boca para afuera, se demuestra con hechos y a cada una de esas personas siempre le estaré agradecida y no lo olvidaré nunca. Si estás leyendo esto y tenés ingresos, pensá en alguien conocido o amigo que esté pasando una situación difícil y pensá qué le haría feliz su corazón y dale, ¡hoy por ti, mañana por mi! 

 

5- Todo tiene su momento: 

 

Popularmente decimos “pedrada que está pal perro, ni metiéndose en el cafetal”. Y así es. 

 

Hay un Plan Perfecto y a veces estas situaciones, aunque tienen la pinta de ser negativas, son para algo bueno, porque mejores cosas vendrán. En mi caso, siempre me ha gustado lo de “escribir” y tenía mi blog engavetado hace más de 4 años y ya ven, hoy me animé a desenterrarlo. De hecho, con ayuda de amigos que desinteresadamente también me ayudaron a sacarlo adelante cuando ya, por mi color de pelo, ¡el cerebro no me daba! 

 

Siempre he sido una mamá presente en la vida de mis hijos, pero estos 6 meses en que la vida profesional me ha puesto un alto, me ha servido para disfrutar más que nunca de sus locuras e instantes maravillosos. 

 

Después de 27 años de trabajar en diferentes compañías, sin parar más que un par de meses por razones similares, esto me ha permitido conocerme, descubrirme y hacer cosas que jamás habría experimentado: Como conducir directo a la playa después de dejar a mis hijos en la escuela sólo para meter los pies en el mar y observar las maravillas de la vida y cargarme de energías… Eso sí, ¡después regreso rapidísimo para recogerlos y ponerme a maquinar cómo repongo la gasolina! Pero no hay que desesperarse, solo dejar todo fluir.

 

6- La Esperanza es lo último que se pierde:

 

Buscar un trabajo puede ser súper frustrante. En unas te va mal en la entrevista, no hacés clic con quien te entrevistó, el salario propuesto no te da ni para la masa del perico, están los que creen que estás sobre calificada o bien, no te dan el trabajo. Dejar fluir y tener esperanza es mi consejo. ¡Yo si la tengo! Siempre vivo con gratitud y esperanza. 

 

Nunca está tan oscuro como cuando ya va a amanecer y ya pasé esa etapa. Uno la supera pero, solo poniendo de su parte. Pasé uno que otro día, en que me levantaba y solo pedía que pasara rápido el día para volverme a dormir. Hasta que una persona muy especial me “songolotió” toda, casi que de cachetadas me hizo entrar razón. 

 

Uno no hace nada echándose a morir… ¿Acaso eso ayuda? Para nada. Muy por el contrario, entre más mal se proyecta uno y más mal se piensa, peor se siente. Está bien sufrir un día perdido porque somos humanos y la verdad yo, que soy súper sentimental, ¡qué rico es llorar!.. Pero hay que sacudirse de la actitud del “pobrecito” para sembrar prosperidad, sentirse y visualizarse siempre feliz, realizado y perfectamente bien. 

 

Hay algo que me ha ayudado mucho no solo en esta situación, sino en general y es preguntarse “¿En un año me importará esto?” La mayoría de las respuestas son NO. ¿Entonces para qué sufrir? Muy por el contrario, hay que olvidarse del pasado, sanar mente y espíritu y disfrutar el presente. Después de todo, amigos, una vez que uno ingresa a trabajar de nuevo, ¡no va a tener vacaciones en un año!

 

Yo soy una persona positiva y siempre ando, muerta de risa por la vida como un tonto sin mama, pero eso no significa que no la haya visto dura. 

 

Este post es un ejemplo de que no conocemos las cruces internas de las personas y que a veces, antes de juzgar un libro por su portada, debemos de tener empatía con todos los que nos rodean: Pobres, ricos, feos, bonitos, buenos, malos, amigos y enemigos porque ya ven, uno nunca sabe si son puro ring, ring, ¿y nada de helados?

 

Así es que siempre sigue adelante, ¡todo al final siempre pasa! Yo estoy más que feliz en mi nuevo mundo…

 

Si te gustó mi historia y te sentiste identificado, contame, ¿qué hacés vos para motivarte y salir adelante?  ¿cómo has apoyado a alguien en una situación similar? Y si crees que mi narración puede ayudar e inspirar a más personas, por favor, nada te cuesta compartirla. Yo más que feliz de ayudar.

 

Mis tennis super cool de Superga by @Pink Pucca Beachwear mis jeans de @Oxo Fashion mi actitud confiada y relajada por la vida…

#keepmovingforward #desempleo #esperanza #gratitud #empatía #solidaridad #amoralprojimo #inspiración #hoyportimañanapormi #porquecadasegundocuenta #lifethrumyeye #princess

115 Replies to “Cuando tu apellido tiene mucho “ring ring” y nada de helados.”

  1. @ MRivera Pues que te diré, te entiendo y mi consejo es más que resignarte y ser parte del montón de personas conformistas, sigás persiguiendo tus sueños y deseos. Todo trabajo es digno y admiro tu valentía de hasta dejar a tu país. Salite del “tenemos cerebros chiquiticos y somos pobrecitos” con sólo leerte sé que sos superior a eso! Un abrazo⭐️

    Like

  2. Identificada totalmente contigo, soy colombiana y he pasado por varios aprendizajes que decidí vivir el presente, tener fe, confianza en mi misma, soltar y fluir. Gracias gracias gracias

    Liked by 1 person

  3. Hola! Yo también tengo ya tres años de estar “desvinculada” laboralmente hablando. Después de trabajar casi 20 años para un banco estatal, conocí al que es mi pareja, renuncie a todo y me vine a Islandia. Su historia se parece mucho a la mía, me sentí identificada con lo de los ahorros, y hasta lo de pintarse las uñas jajaja. Hace poco me sentí mal porque sentí que había dejado mucho y que no he avanzado laboralmente hablando, hasta que me senté a revisar las fotos que he estado tomando de este país y realmente descubrí una pasión que tenía ahí y que por estar siempre trabajando nunca había podido disfrutar. Siga escribiendo, yo seguiré tomando fotos y dejare que sea la vida la que guíe mis pasos. Un abrazo

    Liked by 1 person

  4. @Mariana Que divina!! Gracias por tu mensaje! Wow Islandia💙 me imagino las fotos tan espectaculares! ⭐️ un abrazo y sí, seguiré escribiendo y espero un día me compartás tus fotos!

    Like

  5. Hola! Si gusta puede ver las fotos en mi instagram iceland_a_placetohealyoursoul o en la página de FB con el mismo nombre. Hay de todo un poco, algunas de las que me siento muy orgullosa y otras que merecieras que debo ser practicando para mejorar. Saludos

    Liked by 1 person

  6. Buen día. Te he leido con detenemiento en cada palabra. No es mi caso…gracias a Dios tengo trabajo….desde hace varios años. Sin embargo, te escribo para felicitarte por compartir tu experiencia y porque también puede ser motivador a los jubilados. Desde Costa Rica. 2017

    Liked by 1 person

  7. @Sus Hola gracias por ti mensaje! Claro, esta historia es pata cualquier persona con y sin trabajo y de cualquier edad porque el mensaje habla de perseguir sieños, establecer prioridades y sobre todo tener gratitud! Un abrazo y espero me sigas leyendo⭐️

    Like

  8. Muy identificada con tu relato a todos y todas pasamos por estos momentos difíciles de entender , pero lo mejor que nos puede pasar es un alto en el camino, increíble después de tener un trabajo estresante , sin motivación , las circunstancias nos liberan , el trabajo no lo es todo en la vida, disfrutas tus vacaciones pronto estarás en la arena Que Dios t siga bendiciendo con tu familia y amigos

    Liked by 1 person

  9. Con todo el respeto, nunca se me hubiera ocurrido que por tener ese apellido no ocupara trabajar. Eso es lo que usted piensa que otros piensan, jeje.

    Liked by 1 person

  10. Macha excelente reflexión y aprendizaje de vida! ! Estoy totalmente convencido de que el universo tiene para vos la mayor bendición de abundancia en todo aspecto! ! Creo que somo lo que pensamos y deseamos! El axioma es ” creer para ver ” y se que crees en lo que estás haciendo y ya estas viendo los frutos! !

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s