Cuando el lobo feroz sopló y sopló… pero no lo logró.

Yo solo me imagino todas las almas haciendo fila para nacer. Entonces cuando Dios está haciendo el mix de la personalidad, su ayudante se da cuenta que se terminó el tarro de la humildad y para que no lo regañen, le pone doble ración de ego a algunas personas.

Bueno, en realidad no es así. Dios nos hizo a todos iguales, a su imágen y semejanza, pero nos dio el libre albedrío: esto es que además de su mix perfecto, Él nos da el poder de tomar nuestras propias decisiones y sus implicaciones y ahí es donde el ego en algunas personas, se vuelve loco como una acción- reacción de terribles inseguridades.

Este tipo de ego, es uno de los razgos de la personalidad-con todas sus cualidades potenciadas en su connotación negativa- de una persona cuya presencia se hace insoportable, pues tiene equivocadamente un aberrante e infundado exceso de “autoestima”. En otras palabras, un ser asquerosamente invivible.

Esas personas aparentan una gran seguridad pero a la vez una gran insatisfacción e infelicidad, las cuales necesitan “tapar” con un ego más grande que King Kong. 

¡Todos hemos conocido de estos! 
Son aquellas personas que no se pueden quedar calladas por nada del mundo: todo lo saben y si no lo inventan. Sus intervenciones a veces son ¡tan estúpidas! pues se creen dueños de la verdad absoluta con el fin de sentirse superiores.

No están conectados con la humanidad y su arrogancia dirige sus acciones: no se conectan por el amor, se conectan por el poder.

 Les interesa más estar en lo correcto bajo su propia definición de tener siempre la razón: el típico sabelotodo. Lo que no ganan lo enredan, pero siempre tienen que ganar.

Alimentan su poder inventando chismes de lo que consideran inferior de otras personas, de lo que otros tienen y ellos no. De ahí que en el post de la Envidia- “Verde que te quiero verde”- yo menciono que tanto la envidia como el ego, comparten ambas caras de una moneda. 

Viven comparándose con personas que consideran superiores a ellos, pero también con otros a quienes consideran inferiores. De esta manera establecen parámetros de status, look, habilidades y al mismo tiempo alimentan su supuesta superioridad. 

Les encanta minimizar a las personas, anularlas, porque no pueden concebir que existan seres buenos, auténticos y con competencias sociales reales que generen respeto, admiración y cariño, saliendose de su definición de poder, que es tan limitada como su cerebro y dominada por su “reino” de miedo, de terror y de amenazas.

Se sienten celosos de los triunfos de los demás. ¡Claro! Y de ahí nace su necesidad de degradar a quien lo haga mejor que ellos y también de culpar a otros cuando las cosas no les salen como quiere. ¡Te lo dije! Es una de sus frases favoritas cuando no logra el reconocimiento por algo y, teniendo o no vela en el entierro, busca a quien culpar.

Necesita ser una autorreferencia para todo -claro como antes vimos que es el típico sabelotodo-, es un “yota” total: “yo también lo hice”, “yo también lo logré”, “yo también lo sé”, “yo también pude”. ¡Ewwwww! Hasta se me revuelve la panza.

Uno de los razgos que más me dejan con la boca abierta, es su capacidad de repetir lo que otras personas dicen como si fuera que vinen de ellos mismos… “Guat! pero si acabo de decir eso” piensa el que convive con este tipo de personas. Ya a veces hasta da risa, el que parezcan un muñeco ventrílocuo cuando se aprovechan de las opiniones de otras personas para su beneficio propio.

Es tan mentiroso, que hace lo que sea para que todo salga a su favor: manipula, terjiversa, critica, miente sin piedad…pero todo siempre a su favor. Llega el punto en que, hace hasta lo imposible por desaparecer a quien los desenmascara o se les rebela… pero favor que hacen a esa otra persona. Una doble cara ¡que debería andar maquillada como el Barón Ash de Mazinger Z!

Oye solo para contestar pero escuchar ¡jamás!, porque cuando otra persona habla, en su cabeza solo cabe pensar como va a hacer para minimizar a esa persona y obvio sobresalir él.

Si pensaste en alguien cuando leías mi descripción, ¡pobre!. Te entiendo perfectamente ya que yo solo tuve que pensar en una persona para escribir este post ¡Que mal bicho verdad!

Pero nos quedan dos aprendizajes de esto:

1- Si te identificaste con la descripción, es mejor que te encerrés un par de días en tu casa y pensés lo mal que estás y cambiés ese ego negativo, porque ese comportamiento es evidente de alguien pobre de espíritu y porque por más que todos entramos al cielo si nos arrepentimos de último momento, adelantás el trabajo con este aprendizaje aquí en tu vida mortal. Algunas preguntas te pueden ayudar a liberarte ¿soy feliz? ¿Conozco quien soy? ¿Mi vida tiene sentido? 

2- Si convivís con alguien así, nunca dejés que esa persona apague tu luz para que ella pueda “brillar”. Tenés que seguir siendo auténtico, humilde, bueno. Los defectos que este tipo de personas ve en vos, son precisamente los que se auto condena.

El ego tal y como lo describí es una enfermadad igual que la envidia. Es la ausencia total de humildad. 

Ahora, que esta descripción no deje un sin sabor de que el ego es algo “malo”. 

El ego es un ingrediente vital cuando es bien canalizado: alimenta nuestro verdadero ser y personalidad. Tu ego te proteje en esta vida y te hace ser quien sos y se traduce en tu pasión, chispa, crecimiento, drive, autoconfianza.

Si tenés claro que siempre podemos aprender de los demás, reconocés tus errores y los enmendás, aceptás tu naturaleza, no aparentás lo que no sos, conocés tus limitaciones, sos auténtico, no tenés necesidad de pregonar tus logros, valorás a las personas, sos honesto, perseverante, tolerante, paciente, y te sentís sanamente satisfecho con quienes sos: ¡todo bien!. 

Porque tener claro que, a pesar de ser únicos y especiales, iguales y diferentes a la vez, pero nunca superiores o inferiores a nadie, es reconocer que todos tenemos esa misma Luz interior que es nuestra alma y ser feliz es del alma.

Yo sobreviví una experiencia con una persona de esas, pero por más que lo intentó,  no pudo conmigo… no pudo con mi escencia…no pudo con mi felicidad… y esta foto lo representa claramente: ayer hoy y siempre caminará detrás mío porque por más que sopló y sopló como el lobo feroz, nunca pudo ni podrá apagar mi luz.

¡Mi faja! Oh-por-Dios. No saben lo que la amo porque es mega cool. Es hecha en India, a mano, ¡toda una artesanía! y las monedas son originales de ese país. Si te gusta ¡corré! porque es super exclusiva y hay pocas. Yo me la pongo con vestidos, pantalones, jeans con todo ¡ya aburro! Si querés una o me decís a mí o corrés a los puntos de venta de Hindi Basics.

También amo estos pantalones y uso ese estilo muchísimas veces a la semana ya sean lisos como este o con estampado hindú.

 

Ambas cosas las podés encontrar en Hindi Basics, buscalos en FB como https://www.facebook.com/hindibasicscr/

O en Instagram http://instagram.com/hindibasics_cr

Hay cosas mega cool de ropa y accesorios💙

Si crees que mi narración puede ayudar e inspirar a más personas, por favor, nada te cuesta compartirla. Yo más que feliz de ayudar. Y no te olvides de darle un “me gusta” a esta página para que me puedas seguir leyendo. ¡Ah! También me puedes seguir en Instagram🌟

3 Replies to “Cuando el lobo feroz sopló y sopló… pero no lo logró.”

  1. Buenísimo Ana 👌🏻 De todo hay en esta vida y es dificil muchas veces pensar que personas cercanas a uno manejen todo ese tipo de actitudes que mencionas….. al menos a mi se me hace muy dificil de procesar. Y lo he tenido que hacer, leer, buscar, analizar porque me ha pasado y totalmente de acuerdo con todo eso que describis, uno de los términos que encontré que más se me parecio fue el de una personalidad Narcisista 😱 ni sabia que eso existia hasta que me tope con una 😂 pero ni modo…. duele no nos gusta y no lo entendemos pero en fin son personas dignas de lástima porque nunca podran estar completamente felices con ellos mismos.
    Te felicito porque escribís lindisimo, transparente y con el corazón ❣ A seguir brillando y el que se encandile que compre anteojos oscuros 😂 😘😘

    Liked by 1 person

  2. Muy cierto Ana! De todo hay en la viña del Señor, a veces también nosotros mismos no aceptamos al otro tal y como es, quien probablemente ya no cambiará
    Pero lo dijiste claro! No hay nada más lindo que estar con una persona que lo único que irradia es humildad ❤️
    La faja la vi en vivo y está espectacular 😍

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s