¡Es mejor morir en el intento!

Cuando mi mamá iba a cumplir 80 años, le pregunté qué quería de regalo. Ella- sin dudarlo un segundo-me dijo: una cena con Mark Anthony y un tatuaje de alitas de ángel.

Yo lo postié en mi FB personal y las reacciones fueron desde “Awwww” hasta “Jajahaha” y obvio no faltó el que se enfocara en lo IMPOSIBLE de su cena con El Flaco.

Quienes me conocen, no me subestimaron, y el día que me enteré que Mark Anthony venía a Costa Rica, empezó mi spam en redes sociales -a escondidas de mami-para que ella pudiera conocer a su Flaco. Jodí y jodí y tres días después, Choché Romano me confirmó que One Entertainment le iba a dar a mami un “Meet and Greet” para conocer y abrazar a Mark Anthony.

Y así fue… ambos quedaron tan cautivados el uno con el otro, que hasta le hicieron a mami un reportaje como “La Tica que le robó el corazón a Mark Anthony” … ¡yo feliz! Pude cumplirle un sueño a mi mamá, quién además cantó y bailó en ese concierto, como si estuviera cumpliendo ¡15 años! Solamente con preguntar.

Esto se los cuento, porque mi mayor aprendizaje de esa experiencia es que, en esta vida, es mejor morir en el intento…que quedarse con la duda.

Y muchas veces no nos atrevemos a pedir algo por el simple temor de que nos digan que no. Pero… y si pedimos algo y nos dicen que sí ¡que felicidad! y si nos dicen que no, pues ¡nada pasa!

A partir de ese momento pido y pido y pido… sin temor al no. Y vieran las sorpresas que me he llevado-han superado las desilusiones- y el balance ha sido super positivo.

Entonces aquí un resumen de porqué creo yo que en esta vida hay que atreverse a pedir y a preguntar:

💫Ya lo dije: si la respuesta es positiva, es maravilloso, pero si no, no le des más importancia a ese “no” de la que se merece. No lo tomés como un rechazo personal, simple y sencillamente es un “no” que de igual manera te puede poner en perspectiva muchas cosas y de ahí ajustar velas y seguir adelante… nada pasa. ¿Cuántas veces la vida nos ha dicho que no a algo porque nos tenía preparado algo mejor?

💫Atreverse a preguntar es muy poderoso. Desde preguntar si te pueden dar un abrazo, hasta pedirle a alguien-que tiene el carrito lleno en la fila de la caja del super- que nos deje pasar primero a pagar unos chicles. Estamos tomando el control de nuestros deseos, le estamos dando vida a algo que nos va a dar felicidad y nos va hacer sentir mejor.

💫No podemos asumir que -si hay algo que queremos preguntar- la otra persona tiene una “bola de cristal” como para adivinar qué es lo qué queremos. Como quien dice hablando ¡se entiende la gente! Nadie puede leer mentes, si no preguntamos, no suframos ni nos hagamos películas mentales de posibles respuestas o situaciones que solo están en nuestro cerebro… ¿Estás enojada conmigo? Si la respuesta es si, sirve para contentarse y si la respuesta es no pues que tan cool… cuando talvez en tu cabeza ya estabas haciendo mil escenarios de una situación talvez inexistente… una pérdida de neuronas y de vida… un stress innecesario.

💫Preguntar requiere valentía. Pero, también te ofrece un amplio abanico de posibilidades de recibir lo que querés, de crecimiento, de éxito. Si no nos atrevemos a pedir lo que queremos, nos limitamos en lo que podríamos estar recibiendo a cambio, además de que la mente no se detiene en pensar y en asumir cómo hubiera sido si nos hubiéramos atrevido.

💫Una vez que nos atrevemos a preguntar o pedir algo, hay que hacerlo ¡con todo! No hay que minimizar nada con el fin de minimizar el riesgo de que nos digan que no. ¿Querés salir a cenar conmigo el martes a las 8pm? Y si dice no, ¡pues te gastás la plata en algo cool!

💫A la hora de atreverse a pedir algo, hay que ser súper claro y específico, nada de rodeos. No hacerlo o preguntar a medias tintas -que es como un approach medio looser- porque las indirectas se prestan para malinterpretaciones o pueden pasar desapercibidas y dejarnos igual o peor que como empezamos.

💫Y lo más importante, no te sintás culpable de pedir lo que querés. No es un acto de egoísmo hacer saber a otros lo que queremos. Muy por el contrario, es amor propio. Nadie conoce mejor que cada uno los deseos del corazón de cada quién, entonces nadie mejor que vos mismo para atreverse a pedir lo que querés.

Yo solo me visto de negro, blanco, beige o azul el 98% del tiempo y cuando me fui a comprar este vestido obvio escogí el negro. No tengo nada rojo en mi closet más que la camisa de la Sele- ¡ahhhh no! … es blanca- y donde ví que estaba el vestido en rojo, me lo probé y le pregunté a unas muchachas que estaban en la tienda que si me lo compraba negro o rojo y la respuesta -full piropos- fue “¡Rojo!”… y me lo compré rojo y la verdad ¡me encanta!

¿Qué te gustaría tener el valor de pedir hoy?

¿Un abrazo, un aumento de salario, que te compren un regalo, unos minutos de la atención de alguien a quien querés para contarle algo importante? ¡Dale hacélo! y vas a ver que ¡no te vas a morir en el intento!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s