¡Colgué los tennis!

Hace un tiempo me incorporé de nuevo al mundo laboral formal como Gerente de Mercadeo de una empresa y no saben ¡lo feliz que estoy!

Estuve mucho tiempo sin un trabajo fijo formal y ya en el post “ Cuando tu apellido tiene mucho ring ring y nada de helados”, les había contado mis aprendizajes y experiencias en mis primeros seis meses “laboralmente desvinculada” o sea getiando.

Mi segundo semestre- sin trabajo- fue bastante diferente al primero, porque ya no tenía tiempo de pajariar.

Lanzé mis dos proyectos que llenaron mis días de pasión y me dieron miles de razones más para agradecer -uno “Life thru my Eye” y el otro “As you Wish”- donde en ambos, la vida me dió la oportunidad de hacer lo que más me gusta: inspirar almas y cambiar vidas, a la vez que hacía más sólidas las filosofías de mi vida: la felicidad, la esperanza y la gratitud.

¿Como ha cambiado lo que te conté en el post y en el video de “Cuando tu apellido tiene mucho ring ring y nada de helados” que a la vez sirvió de inspiración a muchas personas -inclusive a mi-? ¡EN NADA!

Más bien todo tomó fuerza y a pesar de las limitaciones naturales de estar sin un ingreso fijo, hoy por hoy puedo decir que soy una Ana Casafont reloaded- ojo: spoiler alert!- algo así como Thor con su nuevo ojo en Avengers Infinity War.

¿Y eso como porqué o qué?

Aquí les va:

1-Cada día que pasaba me daba una oportunidad más para explorar pasiones, desarrollar mi creatividad reinventándome. Mi mente tuvo un despertar impresionante y rindió frutos. La Ana soñadora y luchadora tenía -por primera vez en mucho tiempo- en sus manos la oportunidad de salir adelante, en una realidad de vida más sana, más retadora, entretenida, divertida y apasionada.

2- Nunca me faltó nada. Y además hoy soy mucho más austera y simple en mis necesidades. Les recuerdo lo que prediqué hasta el cansancio: una cosa es querer y otra es necesitar y cuando entendemos esa diferencia, disfrutamos más las cosas materiales que tenemos- bien ganadas a base de nuestro esfuerzo- pero también agradecemos profundamente esas cosas que el dinero no puede comprar y nadie te puede quitar: la familia, los amigos, la Fé…

3- La actitud lo es todo. Suena divino, pero a cada segundo tenemos que poner de nuestra parte y con buena actitud. Si hay miseria ¡que no se note! Aquí la Fé juega un papel súper importante porque “Princess Approved” les puedo reafirmar que nada sucede cuando uno quiere, sino que hay un Plan Perfecto para cada uno de nosotros y las cosas suceden cuando tienen que suceder.

Todos somos humanos y tenemos derecho de “echarnos a morir” de vez en cuando. En mi caso, llegué a un punto en que toqué fondo, porque en mi vida, como la canción del Puma, todo, absolutamente todo se me derrumbó. A pesar de estar viviendo pasiones, todavía seguían llegando las pruebas y hubo una época en que me levantaba cada mañana creyendo que ya no me podía pasar algo malo más y ¡Tomeeee! Y así, entre dientes, con la sonrisa más fingida del mundo, salía a enfrentar mi día mientras le gritaba en silencio a la vida muy en el fondo de mi mente “Seriously? ¿Otra prueba más??!!!!” y reía en público pero lloraba en silencio. Llorar limpia el alma y es delicioso, peeeero hay que sacudirse la actitud de “pobrecito”, sembrar prosperidad, sentirse y visualizarse siempre feliz, realizado y perfectamente bien.

Nunca se llega a vivir el “arcoiris” sin pasar un poco de lluvia ¡ y lo mío fue un huracán!

Pero, cuando tenés tus prioridades claras, enfrentás cada día- así no querás ni levantarte- con una sonrisa y de corazón entendiendo que si tenés cosas porqué estar agradecido, no necesitás más. No hay que desesperarse, hay que dejar las cosas fluir. Y tocar fondo es bueno sí y solo sí, uno no pierde la esperanza.

4-Hay que ser bueno en esta vida para que la vida misma te retribuya en momentos de vacas flacas. ¡Es impresionante! Tuve mucho apoyo de gente-de la boca para afuera- que igual agradezco mil porque me ayudó en temas de autoestima y seguridad, en no perder la Fé. Pero hubo otro “grupo de apoyo” en mi familia y algunos amigos que sencillamente ¡se pasaron! Y ahí es donde aprendí que la empatía es un valor que debemos de alimentar todos los días y más aún inculcarla en todas las personas que tengamos a nuestro alrededor.

En este caso podés empezar hoy: ¿tenés algún conocido o amigo que esté pasando por alguna dificultad? Pensá que haría feliz su corazón y ¡dale! Hacele ese regalo. Hoy por vos, mañana por mí.

5- Y bueno, dejar de juzgar. Yo soy una persona positiva y siempre ando muerta de risa por la vida, pero eso no significa que no la haya visto dura. De nuevo, no conocemos las cruces internas de las personas y que a veces, antes de juzgar un libro por su portada, debemos de tener empatía con todos los que nos rodean: Pobres, ricos, feos, bonitos, buenos, malos, amigos y enemigos.

Yo le pude encontrar los helados a mi apellido y ya ven, hoy puedo decir que ¡colgué los tennis! porque después de vivir literalmente en jeans rotos y tennis los últimos meses de mi vida, volví a los tacones… eso sí, ando los tennis en el carro y apenas salgo de la oficina, me los encaramo para seguir con mis otros dos trabajos ¡me mato breteando! pero nunca había estado tan feliz. Hoy es viernes entonces voy en tennis todo el día ¡yuppi!

Hay algo que me ha ayudado mucho no solo en esta situación, sino en general en mi vida y es preguntarme “¿En un año me importará esto?” La mayoría de las respuestas son NO.

¿Entonces para qué sufrir? Muy por el contrario, hay que olvidarse del pasado, sanar mente y espíritu y disfrutar el presente.

¿Estás sin trabajo? ¿Te sentís desesperado por alguna situación que estás pasando?

Solo vos podés decidir cómo querés pasar el resto de tu vida.

Reinventáte: solo uno tiene el poder del “borrón y cuenta nueva”.

Si lo que estás haciedo no te hace feliz o no te está dando los resultados que harían vibrar tu corazón, cambiá de mindset y empezá a hacer las cosas diferentes. Por ahí dicen que la definición de locura, es hacer las cosas igual esperando resultados diferentes…entonces, saná tu cuerpo, mente y espíritu, redefiní tus prioridades y creétela, hacélo por vos y para vos y que nunca nada ni nadie te quite la sonrisa de la cara… ¡todos nos vemos más bonitos felices!

Si te gustó mi historia y te sentiste identificado, contame, ¿qué hacés vos para motivarte y salir adelante? ¿cómo has apoyado a alguien en una situación similar?

Y si crees que mi narración puede ayudar e inspirar a más personas, por favor, nada te cuesta compartirla. Yo más que feliz de ayudar. No te olvides de darle un “me gusta” a esta página para que me puedas seguir leyendo.

do. ¡. ¡Ah! También puedes seguir mi día a día en Instagram https://www.instagram.com/lifethrumyeye_by_ana_casafont

7 Replies to “¡Colgué los tennis!”

  1. Gracias Anita por tus reflexiones. Te aprecio mucho. Vales demasiado. Dios te bendiga cada día de tu vida y te llene sólo de momentos felices. Tqm.

    Liked by 1 person

  2. Divino Anita!! Estoy orgullosisima de vos amiguita!! Y aunque me hagas mil falta en las clases, estoy demasiado feliz de que vos te sintas realizada con todo lo que has logrado!! Te quiero mucho!!

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s