Te odio Luisito Rey

Quien no se haya vuelto a enamorar de Luis Miguel y no haya hecho un playlist en Spotify de todas sus canciones, definitivamente es un ser de otro planeta, sin sentimientos y sin corazón. A mí, me recautivó otra vez.

La verdad es que sea el mismísimo Luis Miguel ó Diego Boneta, los dos son unos bombones. Yo ya empezé mi chancho para ahorrar y comprarme la entrada 001 del concierto de LuisMi,  que todo apunta a que viene a Costa Rica en el 2019.

Pero bueno, lejos de todos los recuerdos que nos ha traído su serie,  a mí lo que me tiene asombrada, es ver como se me había olvidado que existían algunas canciones y con solo ponerlas, Pum! me fluye la letra como si nunca las hubiera dejado de escuchar. Para mí La Incondicional, Tengo todo excepto a tí, El Primero, Más Allá de todo, Culpable o No, Separados, Palabra de Honor… bueno no, la verdad es que hay muchas que me encantan y como quien dice me “mueven la hormona”.

Pero la segunda cosa que me tiene asombrada es el odio generalizado a Luisito Rey, el reverendo hijo de su Pink Floyd de su papá.

Lejos de que lo odie tanto como el mundo, me ha puesto a pensar ¿con cuántos “Luisitos Rey” nos topamos a veces en la vida? Sí, porque estos seres desgraciados, no han sido exclusivos de la vida de Luis Mi…a ver, te los voy a describir y vas a ver que le vas a poner cara, nombre y apellido a cada uno de ellos:

El Luisito Rey manipulador:

¡Estos son unos gatos! Son aquellas personas que le dan vuelta a las cosas a su conveniencia, explotando emocionalmente a sus víctimas y todo para lograr un beneficio propio. Confunde con sus mentiras, niega que haya dicho o hecho cosas y termina con el autoestima de su “víctima” , generando un sentimiento falso de dependencia a tal punto que muchas veces la “víctima” justifica el comportamiento del manipulador por todas las inseguridades que este le ha causado y que al mismo tiempo inconsientemente termina justificando.

El Luisito Rey mentiroso:

Esta semana me contaron de una amiga -que para justificar una situación – dijo “Ana nunca fue mi amiga”. Yo a veces me pongo a pensar que pasa por la cabeza de las personas mentirosas, porque si algo es cierto, vos le podés mentir al mundo, pero uno no se puede mentir a uno mismo y ¡qué tormento debe de ser eso! Los mentirosos nunca cambian, muy por el contrario solo van mejorando sus estrategias. Un mentiroso vive su vida en sus “verdades” a medias y como no sale de una mentira para entrar en otra, van construyendo como una tela de araña,  la cual le es muy difícil zafarse después. Está bien, el que nunca ha dicho una mentira en su vida ¡que tire la primera piedra! pero vivir en un mundo de mentira es muy diferente: es vivir siempre a la defensiva y vivir siempre de una manera negativa, porque ¡claro! Siempre hay una situación negativa que justifica sus acciones o tienen que exagerar sus reacciones para no ser descubiertos o para poder echarle la culpa a otros.

El Luisito Rey egocentrista:

Ese vendría a ser el que tiene un autoestima excesiva…pero frágil. Puede poseer grandes talentos y habilidades o simplemente puede extrapolar sus frustraciones por no haber logrado mucho en la vida en personas cercanas: típico del papá por ejemplo que quiere que su hijo sea futbolista porque patea bien bola y él nunca pudo lograrlo, pero por medio del éxito ajeno, alimentan su ego como si fuera su propio éxito. Como tienen sentimientos de grandeza desmedidos, son super ambiciosos y encuentran muy difícil poder satisfacer su gran sed de poder. Estas personas son incapaces de reconocer los sentimientos de los demás porque, la minima señal de sensibilidad,  significaría debilidad.

El Luisito Rey ambicioso:

Para mí la ambición es uno de los mayores males que puede arrastrar a las personas a utilizar sus más bajos instintos. Es esa línea que se cruza cuando ya la determinación, dedicación y esfuerzo van más allá de lograr bienestar y satisfacción y vuelve locas a las personas: cuando se pierde el objetivo que están persiguiendo y más aun las medidas que están utilizando para alcanzarlo. Llega el punto en que nunca nada va a ser suficiente para las personas ambiciosas: ya superar sus propias expectativas y lograr objetivos en la vida se corrompe más allá de un sentimiento de bienestar.

A ese señor no le rescato más que a él fue al que se le ocurrió ponerle a LuisMi el “Sol de México” porque gracias a Dios ni genéticamente le heredó nada y hasta lo bombón ¡lo sacó de su mama!

A cuántos “Luisitos Rey” de los cuatro que te mencioné les pudiste poner nombre y apellido? ¡Ja, yo a todos! y de aquí al domingo en la noche pasaré escuchando mi playlist de Luis Mi -cortesía de mi amiga Marce-  esperando poder ver el ultimo capítulo de la serie que por cierto, ¿irá a haber una segunda temporada?

Aquí casual escuchando obvio Luis Mi💙 ¿cúal es tu canción favorita?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s