Echame la culpa a mi: cómo cumplir tus sueños este 2018.

Si bien es cierto un nuevo año nos da la esperanza de poder construir y lograr algo mejor, no es un “reset” de nuestras vidas. No es como que el 1ro de Enero podamos bajar una nueva actualización mágica en nuestras vidas y podamos empezar de cero.
La base de la esperanza de un nuevo año está en las palabras “construir” y “lograr”.
Yo soy más feliz desde que dejé de pensar que el nuevo año me traería una “nueva Ana” y me enfoqué en trabajar en lograr una “versión mejorada de la Ana del año anterior”. 
Somos seres en evolución y es más fácil convertirse en una “versión mejorada” que una “nueva” ¿no creen que es así? En esta, van a tener que confiar en mí, porque yo, ¡ya lo comprobé!.

Porque no hay un reset mágico, solo si entendemos que estamos aquí en la Tierra para evolucionar como seres humanos y cambiamos de mentalidad en que lo podemos lograr: buscando como mejorar cada área de nuestra vida y llegando al 17 de Enero convencidos y trabajando en nosotros y en lo que queremos. 
¿Porqué el 17 de Enero? Porque ese día se conoce como “el día en que las personas mandan sus resoluciones de año nuevo para el carajo” -en serio que existe como “Ditch New Year’s Resolution Day”- , el día en que muchos se abandonan a sus viejos hábitos ¿y cómo no? Todo el mundo quiere “hacerse nuevo” de un solo monazo. 
Entonces partamos del hecho que no queremos ser “nuevos” sino “versiones mejoradas” de nosotros mismos. Ya les quité un 50% de probabilidades de fracaso en las resoluciones de año nuevo, ¡Chas gracias! Peroooo, el otro 50% les toca a cada uno de ustedes y con solo entender estos 4 puntos claves, les aseguro un 2018 de mucha satisfacción en el logro de sus propósitos:

Realismo:

Todos queremos ser bombobes, exitosos, felices y millonarios. Pero hay que ser realistas en las expectativas. Yo soy chiquitilla y ya ponerme como meta crecer 10cm en el 2018, ni que me implante un resorte entre la cintura y la cadera: eso ¡no se puede! Entonces ¿para qué ponernos objetivos irreales si ya de antemano no podemos lograr? Está bien levantarnos la barra y querer bajar 10 kilos -si solo necesitamos bajar 6-, pero seamos realistas en lo que queremos proponernos.
Compromiso:

Son mis objetivos. Si yo no los cumplo nadie los va a cumplir por mi. Si estoy seguro de que eso es lo que quiero, debo enfocar todas mis fuerzas en lograrlo. Ojo que mil veces vas a toparte con personas que querrán sabotear tus objetivos -o peor aún vos mismo te vas a querer autosabotear-, pero para que no suceda, medí los avances y llenate de satisfacción de estar convencido de que lo estás logrando.

Responsabilidad: ¡No vas a poder reclamarle al mono de la pila! Si te fijás una meta y no la lográs es tu culpa, de nadie más. ¿Acaso si querías ahorrar para hacer un viaje alguien te obligó a gastarte la plata en zapatos y papas fritas ó si querías adelgazar las hamburguesas se esperaban a que te durmieras para meterse en tu boca? No. Es responsabilidad de uno cumplir sus sueños y metas… Ahí sí: ni a Luis Fonsi le podés echar la culpa si no tomás responsabilidad de ser una mejor versión de vos mismo.
Mentalidad: No podés hacer lo mismo y esperar resultados diferentes. ¿Querés ser más espiritual? ¿Querés ser feliz en el amor? ¿Querés tener éxito en los negocios? Cambiá de mentalidad y empezá a hacer las cosas diferentes y utilizá el mejor recurso gratuito que todos tenemos: la mente. La mente es muy poderosa y hay que creer en su poder. Somos lo que pensamos entonces a pensar, trazar planes, fijar estrategias, definir objetivos y visualizar qué es lo que queremos para este nuevo año.

Enfocate lograr ser más feliz, más humano, más espiritual, más agradecido. Ya solo buscando como mejorar esas cuatro áreas vas a ser más bombón y no te va a hacer falta nada.
¿2018? ¡Quien dijo miedo, yo voy por la Ana 46.1, feliz de que hoy no soy la misma persona que inició el 2017 y en definitiva no seré la misma que termine el 2018💙 

Y si me hacés caso, cuando vos terminés el 2018 feliz, realizado y mejorado ahí sí: ¡échame la culpa a mí!

Acordate que si querés un poco de inspiración en definir como ser una versión mejorada de vos mismo l, podés leer los post de propósitos y prioridades para mente, cuerpo, alma y relaciones que están en el blog.
Y si crees que mi narración puede ayudar e inspirar a más personas, por favor, nada te cuesta compartirla. Yo más que feliz de ayudar. Y no te olvides de darle un “me gusta” a esta página para que me puedas seguir leyendo. ¡Ah! También me puedes seguir en Instagram🌟lifethrumyeye_by_ana_casafont