¡Es mejor morir en el intento!

Cuando mi mamá iba a cumplir 80 años, le pregunté qué quería de regalo. Ella- sin dudarlo un segundo-me dijo: una cena con Mark Anthony y un tatuaje de alitas de ángel.

Yo lo postié en mi FB personal y las reacciones fueron desde “Awwww” hasta “Jajahaha” y obvio no faltó el que se enfocara en lo IMPOSIBLE de su cena con El Flaco.

Quienes me conocen, no me subestimaron, y el día que me enteré que Mark Anthony venía a Costa Rica, empezó mi spam en redes sociales -a escondidas de mami-para que ella pudiera conocer a su Flaco. Jodí y jodí y tres días después, Choché Romano me confirmó que One Entertainment le iba a dar a mami un “Meet and Greet” para conocer y abrazar a Mark Anthony.

Y así fue… ambos quedaron tan cautivados el uno con el otro, que hasta le hicieron a mami un reportaje como “La Tica que le robó el corazón a Mark Anthony” … ¡yo feliz! Pude cumplirle un sueño a mi mamá, quién además cantó y bailó en ese concierto, como si estuviera cumpliendo ¡15 años! Solamente con preguntar.

Esto se los cuento, porque mi mayor aprendizaje de esa experiencia es que, en esta vida, es mejor morir en el intento…que quedarse con la duda.

Y muchas veces no nos atrevemos a pedir algo por el simple temor de que nos digan que no. Pero… y si pedimos algo y nos dicen que sí ¡que felicidad! y si nos dicen que no, pues ¡nada pasa!

A partir de ese momento pido y pido y pido… sin temor al no. Y vieran las sorpresas que me he llevado-han superado las desilusiones- y el balance ha sido super positivo.

Entonces aquí un resumen de porqué creo yo que en esta vida hay que atreverse a pedir y a preguntar:

💫Ya lo dije: si la respuesta es positiva, es maravilloso, pero si no, no le des más importancia a ese “no” de la que se merece. No lo tomés como un rechazo personal, simple y sencillamente es un “no” que de igual manera te puede poner en perspectiva muchas cosas y de ahí ajustar velas y seguir adelante… nada pasa. ¿Cuántas veces la vida nos ha dicho que no a algo porque nos tenía preparado algo mejor?

💫Atreverse a preguntar es muy poderoso. Desde preguntar si te pueden dar un abrazo, hasta pedirle a alguien-que tiene el carrito lleno en la fila de la caja del super- que nos deje pasar primero a pagar unos chicles. Estamos tomando el control de nuestros deseos, le estamos dando vida a algo que nos va a dar felicidad y nos va hacer sentir mejor.

💫No podemos asumir que -si hay algo que queremos preguntar- la otra persona tiene una “bola de cristal” como para adivinar qué es lo qué queremos. Como quien dice hablando ¡se entiende la gente! Nadie puede leer mentes, si no preguntamos, no suframos ni nos hagamos películas mentales de posibles respuestas o situaciones que solo están en nuestro cerebro… ¿Estás enojada conmigo? Si la respuesta es si, sirve para contentarse y si la respuesta es no pues que tan cool… cuando talvez en tu cabeza ya estabas haciendo mil escenarios de una situación talvez inexistente… una pérdida de neuronas y de vida… un stress innecesario.

💫Preguntar requiere valentía. Pero, también te ofrece un amplio abanico de posibilidades de recibir lo que querés, de crecimiento, de éxito. Si no nos atrevemos a pedir lo que queremos, nos limitamos en lo que podríamos estar recibiendo a cambio, además de que la mente no se detiene en pensar y en asumir cómo hubiera sido si nos hubiéramos atrevido.

💫Una vez que nos atrevemos a preguntar o pedir algo, hay que hacerlo ¡con todo! No hay que minimizar nada con el fin de minimizar el riesgo de que nos digan que no. ¿Querés salir a cenar conmigo el martes a las 8pm? Y si dice no, ¡pues te gastás la plata en algo cool!

💫A la hora de atreverse a pedir algo, hay que ser súper claro y específico, nada de rodeos. No hacerlo o preguntar a medias tintas -que es como un approach medio looser- porque las indirectas se prestan para malinterpretaciones o pueden pasar desapercibidas y dejarnos igual o peor que como empezamos.

💫Y lo más importante, no te sintás culpable de pedir lo que querés. No es un acto de egoísmo hacer saber a otros lo que queremos. Muy por el contrario, es amor propio. Nadie conoce mejor que cada uno los deseos del corazón de cada quién, entonces nadie mejor que vos mismo para atreverse a pedir lo que querés.

Yo solo me visto de negro, blanco, beige o azul el 98% del tiempo y cuando me fui a comprar este vestido obvio escogí el negro. No tengo nada rojo en mi closet más que la camisa de la Sele- ¡ahhhh no! … es blanca- y donde ví que estaba el vestido en rojo, me lo probé y le pregunté a unas muchachas que estaban en la tienda que si me lo compraba negro o rojo y la respuesta -full piropos- fue “¡Rojo!”… y me lo compré rojo y la verdad ¡me encanta!

¿Qué te gustaría tener el valor de pedir hoy?

¿Un abrazo, un aumento de salario, que te compren un regalo, unos minutos de la atención de alguien a quien querés para contarle algo importante? ¡Dale hacélo! y vas a ver que ¡no te vas a morir en el intento!

Porque de verdad a nadie le importa

Para mi hay dos maneras de ver la vida: con una sonrisa en la cara pensando “a nadie le importa” ó con cara de angustia pensando “a nadie le importo”

Hace poco decidí poner mi carro a la venta. ¿porqué? Realmente a nadie le debería importar- más que al que lo vaya a comprar- … por lo menos eso fue lo que pensé yo… pero no.

El mismo día que mandé la información a mis amigos, varios de ellos inmediatamente llamaron a mi casa, no para hablar conmigo de mi chuzo de carro, sino para hablar con la señora que trabaja en mi casa. Ajá ¿y como para qué o qué? Por más inaudito que parezca, para preguntarle si era que yo estaba pasando problemas financieros- y por eso estaba vendiendo mi carro- y ella se podía quedar sin trabajo y bueno, ofrecerle trabajo para que no se quedara desempleada. ¿Que buena nota verdad? ¡Not!

Cuando una persona vive la vida con cara de angustia porque “a nadie le importo”, vive dominada por el ego y por ende por “el qué dirán”.

Entonces, como todo su mundo gira en torno a buscar aceptación y al qué dirán, a cada segundo también extrapolan este modo de vivir opinando de la vida de los demás. Se creen que tienen la autoridad de, no solo de opinar, sino de juzgar, emitir juicios y sacar conclusiones, todo porque su poca personalidad depende de eso.

De su sentimiento de inferioridad, -que como consideran que como no pueden brillar con luz propia bajo su propio estándar de “pobrecito a nadie le importo”- tienen que llamar la atención metiéndose en lo que realmente no les importa con el único fin de tener algo que contar y tener sus dos segundos de fama.

Llámese el chismoso, el metiche, el mala leche, el cuentero…. todos esos seres que alimentan el morbo de la sociedad crucificando gente e inventando cuentos sin misericordia solo porque creen que, apagando la luz de otros, van a poder crear una pequeña chispa en la inexistente luz de ellos.

Uno no puede hacer que las personas te quieran, respeten o acepten. Tampoco lo podés controlar.

Pero de esa liberación es que llega la otra cara de la moneda: en vivir la vida pensando “a nadie le importa” pero con una sonrisa en la cara.

Los que vivimos la vida con una sonrisa en la cara pensando “a nadie le importa” somos aquellos que hacemos de nuestra vida un florero y le ponemos las flores que queremos – ¡que buen twist al dicho si es que lo han escuchado!- y es muy simple llevar una vida así: yo no me meto con nadie simple y sencillamente porque no tengo tiempo.

Estoy demasiado ocupada tratando de ser feliz, que no me da tiempo para cuestionar el porqué de la felicidad de otros. Me importa un carajo lo que digan de mí porque como dicen, nadie me mantiene y si me van a criticar por mis errores, todos pecamos, talvez diferente, pero todos pecamos.

No necesito que a nadie le importe mi vida porque al fin y al cabo, yo soy la única que va a estar conmigo hasta el día que me muera. Entonces soy yo la que voy a hacer lo que mejor me parezca de acuerdo a la vida que decida llevar. ¿Lógico verdad?

Una vez que entendemos eso, empezamos a vivir sin presiones ni preocupaciones. Empezamos a perseguir qué nos hace feliz el corazón y a enfocarnos en nuestro crecimiento con la confianza que sólo da el querer ir hacia adelante con pensamientos positivos, mucha gratitud y acciónes concretas…sin meterse en la vida de los demás.

Entonces ambos estilos de vida se rigen bajo un “a nadie le importa” pero ¿querés vivirlo angustiado o feliz?

Yo lo tengo claro – pero sé que el mundo está repleto de “angustiados”- y por eso dedico minutos de mi día a protejer mi energía, mi espacio, mi amor, mi verdad, mi alegría, mi mente, mis ojos, mi voz, mi esencia, mi vida. La protejo porqué sí, realmente puedo decir que a nadie le importa.

Y que tan cool este puff boho de Hindi Basics💙 me pone en el mood de pensar cómoda y relajada lo que voy a hacer con mi vida: perfectamente imperfecta e imperfectamente feliz.

Podés buscar info para comprar el tuyo en https://www.facebook.com/hindibasicscr/ ó en Intagram https://www.instagram.com/hindibasics_cr rapidito porque hay poquitos y son tan chuzo que ¡se van volando!

📸 by mi hijo Luke

No soy rubia en realidad

“Mis amigos me repiten que sos una rubia tonta pero sé que eso no es cierto, no sos rubia en realidad“…

Esa canción de “The Sacados” me la cantaba siempre un amigo de mi hermano para mortificarme la existencia en buena nota. A mí me hacía mucha gracia.

Yo tenía un jefe- ¡Javiiii!- que siempre decía que admiraba como yo usaba el estereotipo de la “rubia tonta” y bromeaba a mi favor, en un mundo corporativo-en el que siempre trabajé dominado por hombres- donde llegaba yo, la rubia, y ¡BUM! era inteligente…¡Sorpresaaaaa!

Lo cierto es que hoy escuché esa canción y me puso a pensar – sí, las rubias pensamos a veces- en que cómo nos gusta a nosotros encasillar a las personas en un estereotipo con solo usar una palabra.

Cuántas veces no preguntamos ¿Hey, conocés a Fulanito? Y la respuesta es “Ese mae es un imbécil”. O peor aún, ¿Conocés a Sutanita? Y la respuesta es “Es una gran zorra!” Y nos quedamos ahí: Fulanito es un imbécil y Sutanita… ¡pues una gran zorra!

Estúpido, nerd, perro, puta, gorda, playo, asquerosa, adicto, geek, tonta, vividor, chismoso, anoréxica, looser, mentiroso, sabiondo, juega de viva, bruto, necia, mujeriego, come diablos y caga santos, loca, pesado, ladrón, creída… puedo seguir pero mi mamá me regañaría.

Nos encanta encasillar a las personas a veces por hechos puntuales que nos sucedieron con ellas y otras veces ni siquiera: es porque así nos lo transmitieron y ¡listo! nos quedamos con esa idea y ¿qué importa? Lo seguimos transmitiendo así nos conste o no.

Todos somos seres en evolución. Y donde todos tenemos un común denominador es que todos somos seres humanos.

Pero eso, se nos olvida y seguimos peligrosamente encasillando a las personas lo cual obviamente genera discriminación y prejuicio.

A veces el “bruto” que tuvimos como compañero del colegio- que nunca pasó una sola materia- sin dejar los pelos en el alhambre por estar dibujando en un cuaderno, hoy es un arquitecto de renombre… pero sigue siendo “el bruto”.

Porque muy pocas veces damos una oportunidad- sea la única o una segunda oportunidad- y así es como el que dicen que es “bruto”, muchas veces se queda “bruto”, así saque un doctorado, sigue siendo “bruto”….¡de por vida!

Desgraciadamente los adjetivos calificativos positivos pocas veces encasillan personas. Aunque existe un “es encantadora” o “es un caballero” son lo menos que encontramos. Por el simple hecho que es más fácil siempre resaltar lo negativo que lo positivo, sea cierto o no, sea envidia o no. Eso alimenta el morbo y la necesidad insaciable de juzgar y encasillar de nuestra sociedad.

Si ahorita ves a tu alrededor ¿con qué palabra “etiquetarías” vos a las tres personas conocidas que tengás más cerca en este momento? ¿Lo hiciste en positivo o en negativo?

Y lo más importante, si ellas te pudieran poner una etiqueta ¿qué dirían ellos que sos vos? ¡Food for Thought!

Porque si bien es cierto muchas -la gran mayoría- de esas etiquetas son reflejo de las inseguridades de quienes las ponen, es muy difícil que, si tu esencia como persona dice a gritos que sos “mega cute”, alguien pueda decir que sos un “puñal” y el mundo entero creerlo sin que vos podás demostrar lo contrario en 3 segundos de conocerte.

La sociedad busca una manera “fácil” de definir a las personas, pero las acciones hablan más que las percepciones.

Si bien es cierto nunca me ha importado lo que dicen de mí- y ¡qué no han dicho!- yo misma defino mi “caja” y ahí es donde me enfoco y el que tenga una percepción equivocada mía, al mejor estilo de las mancuernas de la Mujer Maravilla – ¡ZAS! ¡PUM! ¡PAW!- se la desbarato en tres monazos. Sin mayor esfuerzo, sin mucho aleteo. Me den una oportunidad o no de hacerlo -no es necesario a veces- porque yo simplemente soy yo.

Porque todos tenemos nuestra esencia-que no es nuestra historia- es algo así como tu “estilo”: la manera en que contás tu historia, tu energía, lo que te hace ser vos.

Entonces, ¿en cuál “caja” creés vos que encajás y estaría el mundo entero de acuerdo con vos? ¿Sos realmente así?

Pensalo y de paso, ¡dejá de etiquetar a las personas! Y si no podés dejar de hacerlo, aprendete esta frase del psicólogo Carl Jung ” Todo lo que nos irrita de otros nos lleva a un entendimiento de nosotros mismos” y tratá de entender porqué lo hacés.

Y ok… no, ¡no soy rubia en realidad!

Si crees que mi narración puede ayudar e inspirar a más personas, por favor, nada te cuesta compartirla. Yo más que feliz de ayudar. Y no te olvides de darle un “me gusta” a esta página para que me puedas seguir leyendo. ¡Ah! También puedes seguir mi día a día en Instagram🌟https://www.instagram.com/lifethrumyeye_by_ana_casafont

La Bella y la Bestia

Esta semana me topé a un gran amigo y hablamos paja un gran rato. En una de esas se vuelve y me dice “Ay Anita, vos no me harías el favor de hablar con mi esposa?… es que ya no me mueve ni media hormona…está tan gordita y descuidada… talvez si vos la aconsejás…” Y el pobre infeliz no pudo ni terminar la frase.

Pobre, no le fue ni regular -después de que se me salió el “Casafont” y le grité ¿GUATTTTTT?!!!!… – le dije, “a ver, vamos a ir por partes, porque a menos que vos estés como Maluma, ¡no podés exigir ni pío!”

Y el resto es historia: le despedazé su ego masculino agarrándole la llanta de la panza, señalándole lo descuidada de su barba, los uñeros que tenía, los puntos negros de su nariz y terminé con la combinación de ropa que andaba…. Le dije que le iba a pedir disculpas en este post- Perdón, pero te lo merecías… y sí, sos la “Bestia” del título- no iba a mencionar su nombre, que se fuera a “chainear” y llevara a su esposa a cenar para darle un certificado de un Spa de regalo.

¡Yisus!

Y es en serio. ¿Qué será, que los estándares de belleza de la sociedad nos llevan a ese punto?

No hay una definición de belleza universal: ni siquiera es igual para una persona que para la otra. La que es bonita para unos, fijo es horrible para otros. Digamos que yo veo a Chayanne ¡horrible! y tengo amigas que se mueren por el, en cambio Alejandro Sanz …¡me trastorna!

Ojalá todas pudiéramos vernos como Ángeles de Victoria Secret, pero la verdad es que no. Nosotras las mujeres “promedio” parimos hijos, corremos como locas todo el día: somos mamás, esposas, novias, estudiantes, enfermeras, choferes, “google con patas”, empresarias… somos mujeres ¡un poco más reales! Y obvio: todo es prioridad antes de nosotras… ¡PERO! todo eso no debería justificar en lo más mínimo el derecho a “descuidarnos”.

Entonces mi consejo va en tres vías:

1-Hombres: ¡No sean cabrones! Si les gustan las maes perfectas de internet, motive a la que tiene a su lado a verse perfecta también. Nada más cool que cuidarse los dos: hacer ejercicio juntos, buscar juntos suplementos alimenticios que ayuden a tener mejor salud, comer bien, celebrarle la belleza constantemente: recordándole lo linda que es, lo rico que huele, lo cool que se viste y teniendo en claro que, si no sos Brad Pitt, cayadito más bonito y ¡a cuidarse! Bañarse, ponerse desodorante en la mañana y talco en los pies ¡no es cuidarse! El pelo, la cara, los dientes, el cuerpo, la ropa… ¡ojo con todo eso!

2-Mujeres: ¡No sean brutas! En vez de estar criticando los atributos de otras mujeres, póngase las pilas. Hay demasiados productos en el mercado para cudarse la piel, el pelo, los dientes ¡el cuerpo! Pero lo más importante: saquen tiempo para ustedes, por ustedes. Cuídense, retomen el poder de su cuerpo, alimenten el autoestima, maten al ego y sean bellas en su esencia. Entiendan que no hay receta mágica para verse bien, solo la mente, el querer y una buena dosis de determinación. Si estás gordita y te sentís bien ¡perfecto! Si querés adelgazar, ¡ponele! Yo no me canso de repetir que si bien es cierto perdí 28 kilos -“mágicamente” para algunos por ahí …que cansado- lo hice porque me lo propuse y cambié mi mentalidad de “gordita simpaticona” a una mayor conciencia de mi cuerpo, salud y de mi autoestima. Solo así se puede. Sacar el ratito para chinearse, cuidarse, arreglarse… ¡no hay excusas!

3-Todos. Si uno se siente bien, se ve bien entonces todo el mundo debería:

💫Meditar un ratito en la mañana. Cinco o diez minutos de tranquilidad nos ayudan a sobrevivir mejor el día.

💫Dormir bien. Que diferencia hace el poder realmente descansar. Yo últimamente ando “cara de loca” y es porque no estoy durmiendo bien y eso se refleja en todo. Hay que ver como logra uno el bien llamado “sueño reparador”.

💫Dedicarse tiempo. Llenamos la agenda de reuniones, citas y carreras pero nunca “cerramos” alguna hora para dedicarnos tiempo.

💫Recordarnos lo fabulosos que somos. Sí, el simple hecho de estar vivos y tener el privilegio de disfrutar la vida, es un “boost” en el estado de ánimo que se refleja inmediatamente en como nos proyectamos.

💫Cuidar cuerpo- mente – alma. Si estamos desbalanceados se nos va a notar. Así como debemos de hacer ejercicio y comer bien para vernos bien por fuera, tenemos que alimentarnos por dentro.

Y ya, dejar de criticar y comparar. Siempre va a haber alguien más lindo y más feito. Viví y dejá vivir y preocupate solamente por vos que al fin y al cabo, vos sos el que vas a estar con vos ¡hasta el día en que te murás!

Y en esta foto solo hay dos bellas, mi amiguita Valentina- a quien conocí en la playa el fin pasado-y me hizo el honor de salir conmigo en esta foto con nuestros pantalones mega cool de la colección “Madre- Hija” de Hindi Basics. Como yo tengo dos boys, era conquistarme a una girl o vestir a un coco como “Wilson” el de la película para ponerle los pantalones. Por dicha nos conocimos Vale y yo, descubrimos que las dos somos Princesas, solo que a ella le gustan las fresas y a mí la piña.

Si tenés una hija, sobrina, amiguita este duo de pants es mega cool y sino,solo comprate el tuyo porque además de ser un must para el verano yo los uso todo el año porque son ¡maravillosamente relajados!

Búscalos en https://www.facebook.com/hindibasicscr/ y en Instagram https://www.instagram.com/hindibasics_cr

Si crees que mi narración puede ayudar o inspirar a más personas, por favor, nada te cuesta compartirla. Yo más que feliz de ayudar. Y no te olvides de darle un “me gusta” a esta página para que me puedas seguir leyendo. ¡Ah! También puedes seguir mi día a día en Instagram🌟www.instagram.com/lifethrumyeye_by_ana_casafont

Podés correr…pero no podés esconderte…

Ayer leí esto y me encantó, por eso decidí compartirlo:

“Estás sosteniendo una taza de café, cuando alguien llega y se tropieza con vos, regando el café por todo lado. ¿Porqué cayó café por todo lado? Porque lo que había en la taza era café. Si hubiera habido té en tu taza, hubieras regado té por todo lado. El punto es, que sea lo que haya dentro de la taza, eso es lo que se va a derramar. Entonces cuando la vida te da un socollón -de esos que te ponen a prueba- lo que sea que está dentro de vos, sale. Es fácil fingir y engañar a las personas a nuestro alrededor cuando todo está bien…hasta que la vida nos da un socollonazo. Entonces, lo que nos tenemos que preguntar es “¿qué hay dentro de mi taza?” ¿Cuando la vida se pone difícil, que es lo que “se nos sale”? ¿Alegría, gratitud, confianza, perdón, humildad? ¿O muy por el contrario: venganza, resentimiento, odio y palabras o actos ásperos? ¡Vos decidís! Hoy es un buen día para trabajar en llenar la taza de cada uno con gratitud, tolerancia, comprensión, perdón, amabilidad y amor hacia todo el mundo”

Y nada más cierto. Siempre las situaciones difíciles sacan a relucir lo mejor o lo peor de las personas y a todos -en algún momento- la vida nos da una buena sacudida.

Es como yo digo “food for thought”: ponernos a pensar como reaccionamos a estas situaciones y recordar siempre que estas reacciones-no importan las circunstancias -si somos víctimas o no- siempre son un reflejo de nosotros mismos, de cómo somos en realidad… de lo que tenemos dentro de nuestra taza.

Yo encuentro mi paz, mi centro y lleno mi taza cada vez que puedo frente al mar, relajada, pensando que esta vida es solo una y aquí estoy para ser feliz. Entonces ¿para qué mortificarme con odio y resentimiento si puedo estar llena de amor y perdón?

Y que tan cool esta manta de mandala de Hindi Basics

Es un super “beach essential” para estos días de verano. Visita su página en Facebook https://www.facebook.com/hindibasicscr/e Instagram https://www.instagram.com/hindibasics_cr para conocer sus puntos de venta.

Y mi pulsera 😱 es una cinta de seda wrap around con una druza que representa la iluminación y se utiliza para comunicarte con tu ser superior.¡Espectacular!

Más lista para esta semana no puedo estar. Es de Naif Design que acaba de lanzar su línea de accesorios boho y ¡me tienen loca! Seguílos en Instagram https://www.instagram.com/naif_design

Feliz lunes!

Como el palo de las gallinas: no al bullying.

Todavía me acuerdo cuando estando en cuarto grado, un lunes como cualquier otro, llegué a la escuela a jugar con mis amigas y una de ellas me dijo “ No digás nada, pero no te podemos hablar”

De niña siempre fui super aplicada y buena estudiante – lloraba si me sacaba menos de un 100- y parece que eso – que yo fuera buena estudiante- le molestaba a un grupo de mamás de mi clase.

Ellas convocaron a todos los niños de mi clase, para que me aplicaran “La ley del Hielo” …para que yo aprendiera mi “lección”.

Funcionó por un momento ya que me dediqué a no hacer nada en los exámenes para sacarme ceros creyéndo que así me volverían a hablar…

Pero la mayor lección que aprendí fue la Regla de Oro: no hacerle a nadie nada que no me gustaría que me hicieran a mí.

Si bien es cierto, ese “reto” que le pusieron a mis amigos, es mucho más “light” que los “retos” que los acosadores ponen hoy en día, pero tiene el mismo efecto en autoestima para la víctima y en hacer “lo que sea” con tal de “pertenecer” así sea a costa de su esencia, sus principios o como observador /acosador pasivo, pero con el fin último de no ser víctima nunca más.

Ojo que para mí es lo mismo el que es bully que el que no hace nada para detener a uno.

He sido incansable en mi lucha contra el bullying – sobre todo desde que tengo hijos- he participado en talleres donde he escuchado testimonios desgarradores y he vivido en carne propia sentir como se escucha ese “crack” -cuando se me ha roto el corazón- porque un hijo mío ha sido una víctima más, pero si algo he podido sacar como conclusión, es que es culpa de los padres que existan niños bully.

Entonces si usted está leyendo esto y tiene la leve sospecha -o muy en el fondo, está completamente seguro- de que su hijo es un bully,- sea un niño o un adolecente- SÍ, sépalo y entiéndalo que es SU culpa y le voy a decir porqué:

🖤Es su culpa porque usted se ha encargado de alimentar un ego enfermizo y ha desnutrido el alma de si hijo. Una cosa es celebrarle los triunfos a un niño y otra es alimentarle el sentimiento de superioridad desmedido, de que es “el mejor” a costa de la burla de las debilidades de otros o minimizando el esfuerzo de otros niños.

🖤Es su culpa porque usted no se ha tomado la tarea de que su hijo comparta sus fortalezas con los más “débiles”, no lo ha convertido en un ejemplo a seguir por las buenas, sino lo ha endiosado como un inalcanzable. ¿Su hijo es el más veloz? ¿Porquéno sugerirle que sea “coach” de algún chiquito que no corra tan bien en lugar de fomentarle y aplaudirle actitudes y complejos de superioridad haciendo leña de los árboles caídos?

🖤Es su culpa porque usted compensa carencias emocionales con cosas materiales que de nuevo alimentan un falso sentimiento de superioridad. Le enseña a sus hijos que su valor como persona lo define tener el último gadget tecnológico, los viajes que realiza, las marcas que usa o los seguidores que tenga sus cuentas de redes sociales, en una edad donde debería de estarle alimentando sus valores sociales, su tolerancia, empatía y solidaridad.

🖤Es su culpa porque no se ha tomado el tiempo de explicarle con el ejemplo y vivir la experiencia de que todos somos iguales: no importa si somos gordos, flacos, bajitos, pecozos, tengamos el pelo lacio o colocho. No se ha preocupado por enseñarle que talvez ese chiquito de anteojitos que tiene de compañerito, esté viviendo algo duro en su vida y lo menos que necesita es alguien que le haga la existencia más pesada… o simplemente no se vale y no merece que alguien le haga la vida imposible. Usted no le ha enseñado a pensar en como sus acciones pueden hacer sentir a otras personas- simple y sencillamente porque el bullying es discriminatorio- y por ende para ellos es imposible ver las situaciones desde otro punto de vista y respetar gustos diferentes.

🖤Es su culpa porque ha fomentado un liderazgo negativo en su hijo basado en las ansias de poder que talvez usted nunca tuvo- ni tiene- Porque usted le ha aplaudido con su alcahuetería, esa violencia silenciosa con que alimenta su liderazgo y hasta se siente orgulloso de su “popularidad”, porque para usted, también su modelo de éxito se ha dado pisoteando a otros, creando con todo esto, a una persona violenta- o peor aún “pedos queditos”- que se aprovecha y le da satisfacción el dolor de otro.

🖤Es su culpa porque su nivel de exigencia hacia sus hijos -muchas veces hasta por lograr sueños suyos frustrados- los convierte en verdugos que llegan a desquitarse con los que consideran más débiles porque en su casa no pueden canalizar la frustración que sienten ante tanta exigencia y tienen que buscar por fuera con quién sí se pueden desquitar.

🖤Es su culpa porque les enseña a sus hijos que el fin no justifica los medios y entonces no les importa llevarse entre las patas a quién sea ni como sea con tal de tapar sus inseguridades y cobardía bajo una máscara de éxito y liderazgo. También se rodean de niños -talvez buenos- pero temerosos de no llegar a convertirse en la víctima, prefiriendo apoyar al bully, con tal de no ser a ellos a quienes les caiga el peso de las burlas, indiferencias o desprecios.

🖤Es su culpa, porque no tiene autoridad en su disciplina y deja que su hijo sea el que “mande”. Porque se le fue de las manos y ahora usted “baila” al son de las demandas de su hijo, porque usted ya le enseñó a que todo el mundo debe de vivir de acuerdo a sus deseos sin importar quien sea: todos deben de satisfacer sus demandas porque él ¡es el jefe!.

🖤Es su culpa porque nunca ha tenido los pantalones para aceptar que así es y asumir con humildad su responsabilidad. Si algo tienen los bullies, es esa habilidad para salir bien parados de las situaciones que generaron…es asombroso. Pero yo creo que pueden engañar al mundo pero no a ustedes como padres. ¿Entonces porqué nunca han hecho algo? Igual aplica para los padres de los observadores, porque lejos de empoderarlos para que le pongan un “hasta aquí” a los bullies, prefieren quedarse callados bajo la premisa de que no es mi hijo el que está viviendo esa situación… ¡News flash! Usted también es un cómplice y muy cobarde déjeme decirle.

🖤Es su culpa porque los ha hecho intolerantes a lo que es diferente a ellos. En base a esto, van construyendo su “tribu” de adeptos y una vez que alguno de su “tribu” se le salga por la mínima de su estándar de similitudes, igual lo saca. Porque un bully no es un amigo, porque nunca le enseñaron a ser amigo, solo a rodearse de personas de acuerdo a su conveniencia.

🖤Es su culpa porque seguro lo ha escuchado referirse usando adjetivos despectivos hacia algunas personas : gordo, maricón, marimacha, creída y otros que ni me atrevo a escribir. Si su hijo los dice, corríjalo y no le acepte etiquetar a las personas a la ligera.

🖤Es su culpa porque usted siempre tiene una justificación para su comportamiento: “es cosa de chiquillos” “era vacilando”. En otras palabras lo acepta o lo ve “normal” porque así se lo enseñó usted o tambiên puede ser que tampoco le interesa afrontar que tiene un problema.

🖤Es su culpa por siempre querer tapar el sol con un dedo y hablar más de la cuenta sin tomar acción. El bullying es intencional. La víctima no es culpable de nada, y los bullies son concientes y responsables de sus actos. ¿Es usted conciente de su responsabilidad?

El bullying no es un inocente “prank” como dicen ahora. Siempre busca agredir, burlarse, herir y humillar. Tiene consecuencias muy duras como la muerte por querer demostrar algo o suicidarse por nunca hacer un “fit”.

Entonces no sea un observador más. Tome acciones y déjese de habladas, ya sea que su hijo sea el bully titular o sea partícipe pasivo de estas actitudes. Porque la vida es como el palo de las gallinas: hoy su hijo puede estar en el palo de arriba “cuitiando” las gallinas que estén por debajo de él, pero la vida da tantas vueltas que quién quita y un día amanezca con una gallina más “alfa” que él en el palo de encima de él y eso resulte en que el “quiteado” sea él…

¿Le duele de solo pensarlo verdad?

El bullying no discrimina edad, sexo, raza, posición social … ¡nada! por eso la participación de todos debe de ser activa. Y más aun si conoce un adulto cobarde que sea a esas alturas un acosador. Porque el que es bully de niño y no se corrije, lo llega a ser de adulto y se convierten en esos compañeros de oficina chismosos destructores y acomplejados del éxito de otros o peor aun cuando tienen una posición de jefatura y hacen de la vida de sus subalternos un calvario.

Hable hoy mismo con todo el que pueda, hágale ver a su hijo que si conoce un caso donde se esté tratando con indiferencia, burla, mal modo, maltrato, si se está ignorando a alguien que el conozca y hágale ver que no se vale… explíquele porqué hacer sentir mal a otros no se vale y que sea un agente de cambio para detener esa situación.

Si vos crees que este post puede ayudar a hacer conciencia y aportar en reflexionar el tipo de niños que estamos criando hoy en día y abrir los ojos sobre este asqueroso mal tan presente en toda la sociedad, compartilo. Quien quita que evitemos que más niños se conviertan en adultos acosadores e inescrupulosos y también podamos salvarle el autoestima- o la vida- a algún niño o adulto que esté sufriendo en carne propia el ser víctima de un perdedorde estos.

Como no andar como una Barbie descontinuada.

Si hay algo que no me gusta, es el color amarillo pollito del pelo como de ¡Barbie descontinuada! O no sé si es peor el ardilla naranja perro corriendo… En fin, si tenés el pelo rubio, fijo me vas a entender.

Yo nací rubiecita, como de anuncio -Awwwww- y después se me empezó a oscurcer y ya de chiquita me quedó como un rubio cenizo.

En los años 80’s cuando se usaba la pava tipo “Alf” -jajajaja- yo era 100% inflamable. Usaba un mousse color dorado marca “Pazzaz” -para verme más rubia- y dos galones de laca para hacerme la pava y los colochos.

Yo creo que esa es la razón por la que a estas edades, me lavo el pelo casi todos los días y odio los cepillos, la secadora de pelo y la plancha de pelo ¡ni loca!

Pero bueno, el punto es que me han preguntado muchas veces a cerca de mi pelo, entonces ahí les va, mis 7 puntos básicos, para rubias y no rubias, directo a la vena:

1- Me hago rayitos desde los 14 años. La verdad he topado con suerte la mayoría de las veces- sin que esto no signifique, que me hayan quemado algunas veces el pelo también- pero una vez que logré encontrar a la persona que le llega consistentemente al tono de rubio que a mí me gusta, ¡ahí me quedé! Y ya tengo muchos años de ir donde la misma persona. ¡Aquí hay que tener fidelidad! Ya que para mí es crítico que no me dañen el pelo, el color me quede perfecto y lo más importante: se mantenga perfecto.

2- Me asoleo y mucho. Pero tengo dos trucos que me ayudan mucho a que el pelo no se dañe: me pongo algún producto que tenga protección UV y antes de meterme a la piscina, me mojo el pelo con agua dulce y de esta manera el pelo no “absorbe” el cloro que es lo que lo pone de color verde.

3- En realidad como ya mencioné casi no uso la secadora de pelo, pero como me hago rayitos, trato de usar un tratamiento hidratante por lo menos tres veces a la semana. Uso mucho el aceite de coco y algunas mascarillas hidratantes que ya más adelante les contaré. He hecho descubrimientos maravillosos en este sentido y ya pronto se los compartiré.

4- Cuando nací y Dios repartió el pelo, yo estaba fijo ¡haciendo fila para comprarme un churchill! Los tres pelos que me tocaron son finitooooos y laciooooos. Por esas cosas del destino, hace 18 años acompañé a una amiga a ponerse extensiones. Yo como soy mega “wanabee” y todo lo quiero, me senté a que me pusieran también y ¡PUM! Desde ese glorioso día, un sábado 22 de abril del año 2000, mi gran amiga Iveth se encarga de mi pelo y no he estado sin extensiones ¡ni un segundo! Mi amiga Giova se las quitó ese mismo día y yo, ni loca: parí con extensiones, duermo y me levanto con extensiones, nado en el mar con extensiones… ¡no vivo sin ellas! Son dos filas de pelo lo que me cose a la jupa pero ¡Yisus Lord! como hacen la diferencia. Y así moriré: como vírgen de pueblo.

5- Para que el pelo no se me ponga amarillo Barbie descontinuada, uso dos veces a la semana un champú cenizador: ese que llaman “champú morado”. Aquí tuve la suerte de encontrar también el mejor: Silver Blonde de Catalina’s Collection. ¡Es un éxito! No deja el pelo tieso y me da ese tono cenizo que tanto me gusta. Este champú se utiliza también para quitarle ese color amarillo feo a las canas y se puede usar también en la barba de los hombres. ¡Tres minuticos y listo!

6- Como no soy nada tradicional, el stress no se me va a la panza, no, a mí se me va a la cabeza. He tenido unas alopesias nerviosas de terror donde me he quedado calva por pedazos. Una de mis mejores historias -es que en una de esas crisis- la muchacha de mi casa me guardó la botella de tratamiento capilar que me había mandado mi dermatóloga amiga Dani y yo pasé dos semanas poniéndome jarabe para la tos en la cabeza -que era la botella que estaba encima del baño-. Amanecía todos los días con aquel pegoste de cabeza sin entender porqué, hasta que un día me lo fui a poner -con anteojos – y ví que la botella decía “Mucosolván Compuesto”… solo a mí me pasan esas cosas.

El caso es que tomo Biotina todos los días, que es un suplemento que ayuda a fortalecer el pelo y a darle más brillo y me ha resultado de maravilla para fortalecer los tres pelos míos.

7- Cuando salgo de bañarme, no me seco el pelo con un paño. Uso un “trapo”- no supe como decirle- de algodón. Imagínense una camiseta pero triangular que me arrollo en la cabeza. La fricción de los paños dejan el pelo con “frizz” y reseca el cabello, mientras que el algodón es mucho más amigable.

Y ahí lo tienen: manos, productos y secretos maravillosos.

¿Querés saber más acerca de las extensiones de cabello y sus mitos?¿Cómo usar el “champú morado” ?¿Quién, cómo y dónde?¡Preguntame! Ya muchas lectoras que me habían preguntado por inbox se han ido a hacer rayitos y a colocarse extensiones donde Iveth -con mucho gusto comparto su información de contacto a quién quiera- quedaron refelices y muchos más usan el Silver Blonde de https://www.facebook.com/CatalinasCOLLECTION/ que tiene sus tiendas propias en Guachipelín y en Terrazas Lindora y su dueña Cata Sánchez es una de mis emprendedoras favoritas.

Por ahí dicen que las rubias nos divertimos más ¿será cierto?

Chorreadito sabe a felicidad.

Muchas veces me preguntan porqué yo siempre estoy feliz.

Y mi respuesta dista mucho de ser “Porque tengo una vida feliz al 100% el 100% del tiempo”.

Mi vida no es perfecta, pero yo creo que no lo es para nadie. Tengo mis baches y problemas como todos. Mi alma sufre muchas veces en silencio y tengo épocas en que lo único que espero, es que llegue la noche para acostarme a dormir.

Se me ve en los ojos cuando estoy triste, yo creo que ese es el problema de nosotros los que somos tan expresivos. No soporto verme al espejo cuando estoy así, porque por más que engañe al mundo entero con mi sonrisa, ese reflejo de tristeza no me lo puedo esconder a mí misma.

Acostumbrada a ser el soporte emocional de muchas personas y ¡ja! -porqué no admitirlo- el “pato de la fiesta”, a veces me cuesta entender que no hay muchas personas ahí para mí de vuelta. A Dios gracias siempre me apoyan las mismas personas, mi tribu, los que nunca me abandonan.

¿Lloro? ¡Muchísimo! Pero por eso sonrío muchísimo también.

Pero entonces, ¿porqué sonrío más de lo que lloro?

Es simple.

Porque agradezco más lo que tengo, que lo que no tengo. Porque a pesar de que las desgracias no se comparan, en esos momentos de tristeza, estoy conciente de que hay otras personas que están peor que yo. Porque no tengo rencor en mi corazón por nada ni por nadie y la paz interior me reconforta. Porque una sonrisa de mis hijos y saber que son niños felices, me llena más que miles de cosas materiales. Porque actúo siempre con humildad y sé muy bien quién soy y lo que quiero para mí. Porque mi Fé me impide entregarme al sufrimiento constante. Porque aprendí a sentirme “humana” y en cierta forma vivir en esos momentos de desesperación entendiendo que no puede haber un arcoiris sin un poco de lluvia. Porque mi parámetro de felicidad no lo mide lo que tengo, sino lo que soy. Porque me puedo describir con atributos y no con posesiones. Porque no me avergüenzo de mis debilidades y puedo llorar enfrente de cualquier persona…al mismo tiempo que puedo reventar una carcajada cinco segundos después. Porque no tengo máscaras para esconderme y mi esencia está ahí para el que la quiera ver. Porque me conformo con poco y también me ilusiono con muy poco. Porque a como dice el dicho “ no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo aguante” y vivo convencida de que algún día me va a salir todo bien, todo: porque reconozco que no estoy donde quiero estar, pero ya voy en camino.

El chocolate es mi mayor adicción y es serotonina pura, ¿será por eso también? Puede ser. Una indulgencia nunca cae mal y en esta época de Cuaresma tengo varios años de ofrecerlo de ayuno… eso sí me cuesta.

Y en momentos como este, sin chocolate, 45 años después le encontré el gusto a otra indulgencia: ¡al café!

Porque con un café puedo encontrar mil respuestas.

Es mi tiempo de sentarme a pensar: a preguntarme y contestarme, a detenerme y escucharme, a encontrarme y encarrilarme.

Y como no me gusta lo tradicional, amé los “Chorreaditos” de Café Gaia. Además de que son ¡ mega cute! son super prácticos para quienes como yo, queremos un cafecito recién chorrrado sin complicaciones. Viene en presentación de 10 paquetes individuales y lo podés conseguir en el Mercado Urbano de Combai y en Muñoz & Nanne.

En mi historia de Instagram de hoy en lifethrumyeye_by_ana_casafont podrás ver un video de lo fácil que es prepararlo y puedes visitar su página

https://www.facebook.com/coffeegaia/

Y descubrir toda la línea de café Gaia y sus presentaciones que incluye hasta cremas y exfoliantes para la cara a base de café. ¡Yo también ya los probé! y no se imaginan la delicia.

Y entonces, ¿se animan a tomarse un café y a escuchar su alma? Y si pueden compartan el post, quién quita que alguien por ahí necesite un buen cafecito para pensar en sus razones para sonreír más y llorar menos.

¡Gracias Luke por la 📷 y el 🎥! Un toque despeinada pero eran las 5:45am y ¡así amanezco!

“Horripila”

Mucho corazón, mucha flor y mucho te amo hoy por todo lado.

Como a mí no me gusta mucho lo tradicional- o sea, si amo el día de San Galletín- pero creo que el amor es mucho más que un oso de peluche un día al año-pero bueno esos son los enanos de otro cuento-. Soy una romántica sin remedio y me hubiera salido un post de 42 páginas de qué es el amor para mí…o un solo nombre talvez…porque si alguien ama el amor ¡esa soy yo!

Pero ante tanto amor en el ambiente, les voy a contar la peor cita romántica que he tenido yo en la vida: el día que me mataron a “Horripila”.

Yo tenía como 22 años y en un break con el patas vueltas que tenía de novio en ese momento, empecé a salir con este otro muchacho: súper divertido, atento, especial, ¡unos ojooooos! o sea tenía todo el potencial del mundo.

En nuestro tercer date, una noche salimos y llega a buscarme en su flamante Range Rover, oliendo delicioso y vestido guapísimo. Yo, obvio como una princesa en modo conquista y todo prometía a que esa noche ya por fin, el “peor es nada” de mi ex pasaría a la historia.

Íbamos de camino al restaurante y él me volvía a ver con sus maravillosos ojitos de amor y yo en mi mejor aura conquistadora lo traía loco.

En una de las veces que me volvió a ver, pela los ojos y hace aquel gesto de asco aposteósico mientras le sale de lo más profundo de su ser un “¡Ewwwwwwww! ¿Qué es eso tan asqueroso?!” Yo, solo pude pensar ¡Mierda! ¡No me depilé las piernas!, pero, donde ví la dirección de sus ojos, no me estaba viendo mi diminuta minifalda, sino algo el el piso del carro que estaba en mis pies.

En ese momento, se orilla en la carretera para cojer eso “tan asqueroso” y levantarlo del piso del carro.

Yo, casi me muero donde lo coje con dos dedos y empieza a describir con un tono de repulsión absoluta, detallando cada porqué le parecía algo peor que una rata de alcantarilla.

Yo atónita solo podía ver “esa cosa” y ante mi mirada de asombro solo me dice “Seguro fue la cerda de mi hermana que usó mi carro y dejó esto” al mismo tiempo que abría la ventana-el muy patán-y la arrojaba por la ventana a su mejor suerte.

De nuevo, casi me muero.

No solo de que la tirara por la ventana, sino de ver como arrancaba el carro y mi mirada iba perdiendo de vista a Horripila: mi brocha de maquillaje favorita. Color azul desteñido, de esas todas despelucadas y estéticamente no muy agraciadas- lo admito- pero que había sido la única, que en 10 años, me había funcionado perfectamente para maquillarme.

Ella conocía perfectamente la cantidad de “blush” que yo necesitaba y sus cerdas abiertas y perfectamente desproporcionadas, me dejaban exactamente el tono que me gusaba para verme como recién bronceada por el sol. Ella fue pionera en este mundo del tema de iluminación facial y ahora estaba tirada en un caño en las calles de Escazú.

Obviamente la cita fue un desastre y ni un beso me llegó a dar. ¿Cómo, si ese despiadado había matado a mi adorada Horripila?.

No le hablé en toda la noche-charita minifalda, pelo, maquillaje y ganas- pero solo podía pensar en llegar a mi casa, llamar a mi amiga Karla e ir a buscar a Horripila.

El mae no entendía que pasó, nunca le dije nada más que “¡Hasta nunca!” y efectivamente Karla y yo nos fuimos a la 1am, foco en mano a buscar a Horripila. Karla claramente me entendía: ella le había puesto ese nombre a mi brocha y sabía lo que era para mí.

No tuvimos suerte y nunca encontramos a Horripila.

En mi corazón, todavía hoy, espero que la haya encontrado alguien que apreciara su esencia fuera de su apariencia y cada vez que veo a alguien impecablemente maquillada pienso “ Que madre, así me vería yo si tuviera a mi Horripila querida”

Esta historia es como disonante: tiene su parte chistosa – obvioooo para quienes no conocieron a Horripila- pero también sirve para comprobar que por más “feito” lo que uno tenga con uno, la esencia de esa persona y como nos hace sentir no tiene precio y que, si alguien nos hace feliz el corazón, no lo tiremos al caño, porque las personas especiales en la vida, son como Horripila: una sola en la vida.

¡Feliz día de San Galletín!

¿Me querés contar cuál ha sido tu peor cita del mundo mundial?

¡Que la Fuerza te acompañe!

Dicen que para lograr la felicidad absoluta, uno tiene que escoger tres hobbies en la vida.

Tres áreas que nos alimenten el cuerpo, la mente, el corazón y el bolsillo.

💫 Uno que te haga ganar dinero: Nadie trabaja por gusto, pero que gusto es trabajar en algo que nos genere ingresos y seamos felices haciéndolo. De ahí es que muchos de nosotros nos reinventamos, exploramos todo aquello que nos hace vibrar el corazón, lo metimos en una licuadora imaginaria y ¡TARAAAAÁN! supimos como reenfocar nuestra vida, nuestro propósito y sobrevivir no solo la cuesta de enero sino la vida en general. Porque ganarse los frijolitos cuesta ¡y mucho! Entonces ¿porqué no hacerlo buscando un ingrediente de realización personal?. La necesidad tiene cara de perro a veces, pero son situaciones que deberían de ser puntuales mientras nos decidimos a despegar con lo que nos permita explotar todo nuestro potencial.

💫Uno que te mantenga fit: En mi caso he tenido mis picos de “adicciones deportivas” pero muchas veces caí en el autosabotaje… ¿porqué? Porque lo veía como una obligación -para poder empacarme una hamburguesa sin remordimiento- .Hoy encontré en mis entrenamientos mi pasión y me levanto a entrenar casi como si fuera que voy a un centro comercial ¡de shopping!. Soy feliz entrenando, se me nota y así también me como sin remordimiento lo que sea…. ¡literalmente lo que se me antoje!

💫Uno que desarrolle tu creatividad: Cuando algo nos apasiona nuestra mente nos acompaña. Le damos ese toque especial y creamos la diferencia en no enmarcarnos bajo un status quo de lo que hacemos. Si bien es cierto yo soy mercadóloga y la creatividad es lo mío, ¿cuántas veces no vamos a un lugar que en teoría es “aburrido” por tener un standard? … como el caso de la foto: ¡ir al dentista! Yo amoooo ir al dentista, porque además de que los dientes son para toda la vida, a mí -Princess Leia Casafont- me atiende Chewbacca en la sala “Star Wars” y su asistente es Jango Fett…. ¡Así o más cool!

Si sos un adulto maduro- no como yo-hay salas más serias en la Clínica dental Casafont-Ferreira – no es mía pero sí de mi primo😜- y para los más chicos esta sala de Star Wars es un must!

https://www.facebook.com/CYFCIMA/

Y si crees que mi narración puede ayudar e inspirar a más personas, por favor, nada te cuesta compartirla. Yo más que feliz de ayudar. Y no te olvides de darle un “me gusta” a esta página para que me puedas seguir leyendo.

¡Ah! También me puedes seguir en Instagram🌟lifethrumyeye_by_ana_casafont porque ahí les cuento un poquitico de mi vida ¡todos los días!