Sorry ma, hoy hay clásico y juega el Real

-“¿Y la ropa que les alisté para ir a almorzar?” “Papá nos dejó cambiarnos, apurate que ya nos vamos… ¡Ya va a comenzar el partidooooo!” …

Esta es mi vida con solo boys en la casa. Fue un domingo que nos disponíamos para salir a almorzar y además celebrar el Día de la Madre. Les alisté la ropa para que se vistan y hagan match con mi look de princesa y ellos se visten con las camisetas del Real Madrid, medias verdes uno y con tennis rojos el otro… Y, ¡al carajo el styling de la foto! 

 Fui mamá “ya vieja”. Cuando nació mi primer hijo, mis amigas ya tenían dos o tres hijos, y los míos eran como “juguetes” para ellas, tanto así que una vez una amiga me estaba cuidando al menor y tal era su falta de práctica, -pues su hijo ya tenía 15 años-, que creyó que el fancy tarro de fórmula eran talcos y el resto es historia…

 Cuando no esperaba quedar embarazada, quedé. Sucedió en contra de todos los pronósticos, pues tenía endometriosis hasta en las amígdalas. Me enteré que estaba embarazada a las 8 semanas… ¡Como de campo! Y caí en cuenta porque solo quería comer helados de pistacho. A las 12 semanas perdí a mis bebés, eran gemelos. Una de las épocas más difíciles de mi vida: un legrado, tres laparoscopías y una inyección que me indujo una menopausia prematura por espacio de un año para que la endometriosis no volviera a desarrollarse. Esa inyección yo no se la deseo a nadie… pero era para un buen propósito.

 Finalmente, nueve meses después que pasó el efecto de la inyección, nació mi hijo Alessandro. Habían 35 personas el día de la cesárea esperándolo, era tal el jolgorio que casi nos sacan del hospital. 

 Desde que lo vi quedé cautivada por sus ojos y desde ese momento, hasta hoy, cada segundo que pasa él me da lecciones de humildad, valentía y nobleza. 

De las mejores anécdotas de sus primeros días está la de “meconio vs. moisés” . Mi mejor amiga es como de la Realeza, ella vive entre rococós y pasa cintas, asimismo es la madrina de mis dos hijos. ¡Ella me prestó EL moisés! Divino, en color beige, español, impecable… ¡Recién recortado de las páginas de una revista! 

Pues, entonces recién saliendo de la clínica; esta mamá primeriza y además chambona, va cambiar al bebé y que fue,¡aquella explosión de chiquito! Yo pringada de pies a cabeza y el moisés… EL moisés! Quedó como esos jeeps de aventura que van de safari al África…

 Dos años después volví a quedar embarazada. Me enteré el día que perdí al bebé… tenía 8 semanas… Otro legrado… Otro sufrimiento.

 Pasaron los días, un mes después de la segunda pérdida yo sólo quería comer papas tostadas con vinagre y sal marina… Humm… ¿Será? ¡Pues sí! Esta vez me enteré de lo más rapidito, a pesar de que todo el mundo creía que estaba loca. “No Ana, acabás de perder, tranquila”, me decían todos, pero sí, estaba embarazada de Luciano. 

 Tal fue la emoción que me “salió panza” como a la media hora y créanme, cuando digo panza… Era efectivamente gigante. Un día estábamos Anamartha mi amiga y yo en el supermercado, de repente se nos aproxima una señora, me pone su mano sobre mi barriga y me dice: ” Awww que linda, ya casi, ¿cuánto le falta?” Y yo atino a responder, “ehhh como 32 semanas…”. Ese día casi nos orinamos de tanto reírnos en la mitad del pasillo del súper viendo la cara de espanto de la señora, quien de repente cae en cuenta que a penas tenía ocho semanas de embarazo. ¡Mi ginecólogo tuvo que mandar a hacer unas batas especiales solo para cuando yo fuera a su consulta jajajaja!

Luciano llegó y desde el día uno supe que era un “mini yo”: Es lo más sociable, encantador, además el niño más desprendido de bienes materiales que yo haya visto… Modestia aparte. Mi vida social es la de él, ¡Siempre tiene un plan!

 Dos hijos con personalidades tan opuestas que se complementantan bien y de tal manera, que yo nunca me aburro, es así como transcurre mi vida con “mis boys”. Entre bolas de fut, pistolas Nerf, legos, espadas de Star Wars, escudos de Superhéroes, carros, robots e interminables sesiones para que yo entienda que es Minecraft, le tome el gusto a sus youtubers favoritos y me ponga al día en el uso de la tecnología.

 Ale y Luke, como les llamo de cariño, me han enseñado a que debo ser menos complicada, a vivir el momento sin planear nada, a tener coraje, a perseguir los sueños… A pesar de ser tan pequeños me han dado miles de lecciones de vida, siendo una de las últimas la siguiente que quiero contarles: Una tarde en que estaba cariacontecida y con la mirada extraviada, Alessandro, sin saber todo lo que estaba pasando por mi mente, me mira reflexivamente y me dice… “Mamá, yo creo en vos”.

 Ellos siempre son los mejores hermanos del mundo, chineadores de sus abuelos, cómplices inseparables de su papá, primos bromistas de mis sobrinas y sobrinos adorados por sus tíos; pero sobre todas esas cosas, son ellos los principales enamorados de su propia mamá.

 Por ello, con las camisetas del Real o vestidos como príncipes, su ropa en el día que me iban a celebrar, ahora ya no me importa. Así quedó en la foto, nada rima con nada y uno “viendo hacia el ciprés”, porque de por sí, ellos son los que me hacen tener un feliz Día de las Madres los 365 días del año.

 

 Dedicado a todas aquellas familias que sufrieron una pérdida de un bebé o mujeres que sufrieron o sufren por no poder quedar embarazadas, porque siempre hay un Plan Perfecto y todo llega en su momento. Y si crees que mi narración puede ayudar e inspirar a más personas, por favor, nada te cuesta compartirla. Yo más que feliz de ayudar.

Cuando tu apellido tiene mucho “ring ring” y nada de helados.

Tengo 6 meses de no tener trabajo. Por ahí me dijeron que suena más cool decir “laboralmente desvinculada”. ¡Pero yo no soy tan fancy al hablar! 

 

Mi apellido es Casafont, ¿qué tan cool verdad? Desvirtuado muchas veces a tal punto de que me han llegado a decir “Ana Sincalzón”, “Ana Casasón”, “Ana Tasajón” y, el famosísimo “Ana Canastón”, qué fue el último con que un oficial de seguridad de una empresa me anunció al llegar a una reunión. Sentí que sólo le faltó decir “-y no lo maneja, lo maltrata!”, pero bueno en fin…

Muchos piensan CASAFONT …!!!!… Con ese apellido y ese look, ¡qué va a necesitar trabajar! Pero Dios me hizo simpática, coqueta, bombeta y altruista; más no millonaria, necesito trabajar y no han sido momentos fáciles, hasta que pude darle vuelta a la moneda y entender para qué me había pasado esto. Por eso quiero compartirles mis 6 aprendizajes en estos meses que he estado sin trabajo:

 

1-¡No estamos solos! 

 

¡Desgraciadamente las situaciones “negativas” nos hunden en el hueco más profundo! Cuando uno se queda sin trabajo lo primero que hace es preguntarse “¿Y ahora qué voy a hacer?” “¿Cómo voy a pagar deudas?” Y a mí, ¡la ansiedad me mató! No sabía si con la plata que tenía pagar mis deudas de una o bien, dosificarla hasta donde me alcanzara. Se siente uno desmotivado y fracasado, llega ese momento en que después de no tener tiempo para nada y correr como una loca, lo más inteligente que hacía en el día era desconectar y conectar el router para tener internet y no convertirme en aquella señora… a pesar de estar “pa-ja-rian-do” ¡Y no trabajando! 

 

¿Estaré sola en esta miseria de situaciones? Me preguntaba… La verdad es que no. Somos muchos los que estamos sin trabajo y cuando una puerta se cierra es por algo. En mi caso fue porque como quien dice… ¡Bendito Dios! Se cerró una puerta que me tenía desgastada mentalmente. La verdad, es que mi nueva realidad es muchísimo más sana que la que estuve viviendo. 

 

Lejos de desmotivarme, el hecho de que haya tantas personas conocidas sin trabajo y tenga que “pelear un campo” en una empresa, ¡lo veo como qué maravilla! Todas estas personas y yo tenemos ese potencial de encontrarnos de nuevo, de explorar pasiones, desarrollar nuestra creatividad para salir adelante y sobre todo, expresar gratitud por lo que se tiene. 

 

2-No me hace falta nada.

 

¡Soy súper botaratas! Cinco que me entra, ¡cinco que me vuelo! O sea, no tengo ahorros. Eso es pésimo, -desde el punto de vista que en estos momentos no tengo ni para chicles-, pero es bueno, ¡porque todo lo que me gané fue bien disfrutado! Me encanta construir experiencias y darme mis gustos y todo lo gasto, talvez el aprendizaje para cuando consiga de nuevo trabajo es, está bien mi’ hija gaste en lo que quiera, ¡pero guarde alguito!  

 

Hoy sin ahorros talvez no pueda comprarme todo lo que quiero, pero me di cuenta que no necesito nada. Una cosa es querer y otra es necesitar. Ya no hiperventilo cuando paso por un centro comercial, ya no tengo que sacar la bolsita Kraft y respirar 10 veces para que no me de un ataque. Disfruto de cosas materiales en abundancia, todo ganado con mi trabajo y mi esfuerzo: Tengo un techo en que vivir, comida para comer, salud, pero más importante que eso, me tengo a mí misma tranquila; mi esposo tiene trabajo, tengo a mi familia, a mis amigos, y mi Fe… Todas esas cosas que el dinero no puede comprar y que yo las conservo.

 

3- Es una cuestión de prioridades:

 

Obvio que extraño hacerme las uñas todas las semanas, irme de shopping, comprarle regalitos a los que quiero, hacerme un facial y ¡Diossss darme un masaje! Pero hay momentos en la vida que no se puede. Aprendí a medio pintarme las uñas, porque primero muerta que sencilla y ahora no me llega la brocha con el esmalte a la muñeca. Luciano, mi hijo, me da masajes con aceite y lavanda deliciosos, pero con lo que voy camaroneando, de haciendo una cosita por aquí y otra por allá, tengo que destinarlo a necesidades,  no indulgencias.

 

Uno vive al día en estas situaciones y a veces amanezco con solo 500 colones en monedas, pero Dios siempre provee y ese mismo día encuentro algo que hacer para ganarme una platilla. Es una cuestión de actitud y prioridades, si tengo cosas porqué estar agradecida no necesito más. ¡Así es y por eso la sonrisa… JA, Esa no me la quita nada, ni nadie! 

 

4- Apoyo y grandes lecciones:

 

Gracias a Dios he sido una buena persona en la vida, ¡y si no lo has sido pues nunca es tarde!… Uno cosecha lo que siembra. Muchas personas cercanas me han demostrado con pequeños detalles que valoran mi presencia en su vida y no me ha faltado nada de mis gustitos. Desde un chocolate (que ustedes saben es mi pasión por el primer post), o un dispositivo para el quick pass , para que así no tenga que dar un vueltón y gastar más en gas; un regalo sorpresa porque sí: Una beca de un curso de crecimiento espiritual, un, “te compré tus cápsulas de canela” y “te invito a almorzar, ¿dónde querés ir?” ,“tomá para que pagués tus clases de pilates”. En fin, son miles de detalles que, no confundamos los conceptos, NO son caridad, sino retribuciones de la vida. ¡Mis hijos! De 10 y 7 años y me invitan al cine o me traen de regalo un cappuccino con su mesada, todo eso no tiene precio. Mi mamá me saca a pasear y me compra una blusita, mi sobrina me dice un día, -“Tía acompañame a comprarme una licra para el gym”. Yo ni loca, después me antojaba y me dice, que hay 2×1 y ella solo necesita una y así “vos te dejás la otra”.  Amigos que me pasan mensajes motivacionales… Mi papá, mis hermanos, ¡No hay palabras en lo que me han apoyado! ¿Cómo no amarlos y sentirse agradecida por estar siempre rodeada de personas con valores como la empatía bien definidos?

 

¡Yo feliz! Me siento amada, con esos detalles que trabajan en el autoestima -que en mi caso- me la dejaron debajo de la suela de los zapatos. 

 

El amor no se dice de la boca para afuera, se demuestra con hechos y a cada una de esas personas siempre le estaré agradecida y no lo olvidaré nunca. Si estás leyendo esto y tenés ingresos, pensá en alguien conocido o amigo que esté pasando una situación difícil y pensá qué le haría feliz su corazón y dale, ¡hoy por ti, mañana por mi! 

 

5- Todo tiene su momento: 

 

Popularmente decimos “pedrada que está pal perro, ni metiéndose en el cafetal”. Y así es. 

 

Hay un Plan Perfecto y a veces estas situaciones, aunque tienen la pinta de ser negativas, son para algo bueno, porque mejores cosas vendrán. En mi caso, siempre me ha gustado lo de “escribir” y tenía mi blog engavetado hace más de 4 años y ya ven, hoy me animé a desenterrarlo. De hecho, con ayuda de amigos que desinteresadamente también me ayudaron a sacarlo adelante cuando ya, por mi color de pelo, ¡el cerebro no me daba! 

 

Siempre he sido una mamá presente en la vida de mis hijos, pero estos 6 meses en que la vida profesional me ha puesto un alto, me ha servido para disfrutar más que nunca de sus locuras e instantes maravillosos. 

 

Después de 27 años de trabajar en diferentes compañías, sin parar más que un par de meses por razones similares, esto me ha permitido conocerme, descubrirme y hacer cosas que jamás habría experimentado: Como conducir directo a la playa después de dejar a mis hijos en la escuela sólo para meter los pies en el mar y observar las maravillas de la vida y cargarme de energías… Eso sí, ¡después regreso rapidísimo para recogerlos y ponerme a maquinar cómo repongo la gasolina! Pero no hay que desesperarse, solo dejar todo fluir.

 

6- La Esperanza es lo último que se pierde:

 

Buscar un trabajo puede ser súper frustrante. En unas te va mal en la entrevista, no hacés clic con quien te entrevistó, el salario propuesto no te da ni para la masa del perico, están los que creen que estás sobre calificada o bien, no te dan el trabajo. Dejar fluir y tener esperanza es mi consejo. ¡Yo si la tengo! Siempre vivo con gratitud y esperanza. 

 

Nunca está tan oscuro como cuando ya va a amanecer y ya pasé esa etapa. Uno la supera pero, solo poniendo de su parte. Pasé uno que otro día, en que me levantaba y solo pedía que pasara rápido el día para volverme a dormir. Hasta que una persona muy especial me “songolotió” toda, casi que de cachetadas me hizo entrar razón. 

 

Uno no hace nada echándose a morir… ¿Acaso eso ayuda? Para nada. Muy por el contrario, entre más mal se proyecta uno y más mal se piensa, peor se siente. Está bien sufrir un día perdido porque somos humanos y la verdad yo, que soy súper sentimental, ¡qué rico es llorar!.. Pero hay que sacudirse de la actitud del “pobrecito” para sembrar prosperidad, sentirse y visualizarse siempre feliz, realizado y perfectamente bien. 

 

Hay algo que me ha ayudado mucho no solo en esta situación, sino en general y es preguntarse “¿En un año me importará esto?” La mayoría de las respuestas son NO. ¿Entonces para qué sufrir? Muy por el contrario, hay que olvidarse del pasado, sanar mente y espíritu y disfrutar el presente. Después de todo, amigos, una vez que uno ingresa a trabajar de nuevo, ¡no va a tener vacaciones en un año!

 

Yo soy una persona positiva y siempre ando, muerta de risa por la vida como un tonto sin mama, pero eso no significa que no la haya visto dura. 

 

Este post es un ejemplo de que no conocemos las cruces internas de las personas y que a veces, antes de juzgar un libro por su portada, debemos de tener empatía con todos los que nos rodean: Pobres, ricos, feos, bonitos, buenos, malos, amigos y enemigos porque ya ven, uno nunca sabe si son puro ring, ring, ¿y nada de helados?

 

Así es que siempre sigue adelante, ¡todo al final siempre pasa! Yo estoy más que feliz en mi nuevo mundo…

 

Si te gustó mi historia y te sentiste identificado, contame, ¿qué hacés vos para motivarte y salir adelante?  ¿cómo has apoyado a alguien en una situación similar? Y si crees que mi narración puede ayudar e inspirar a más personas, por favor, nada te cuesta compartirla. Yo más que feliz de ayudar.

 

Mis tennis super cool de Superga by @Pink Pucca Beachwear mis jeans de @Oxo Fashion mi actitud confiada y relajada por la vida…

#keepmovingforward #desempleo #esperanza #gratitud #empatía #solidaridad #amoralprojimo #inspiración #hoyportimañanapormi #porquecadasegundocuenta #lifethrumyeye #princess

Si me pierdo que me devuelvan a Tony Stark! Así quién no? Que ganas de perderse!

Parte de la motivación de hacer ejercicio es el look! Olvidate de las camisetas con huecos y el buzo del esposo lullido en las nalgas! Un buen look nos motiva y nos hace sentir super bien! Así es que…bombones a sudar! 
Aplica para los hombres también, nada de la camiseta del equipo de futbol y mucho menos bincha de paño en la frente a menos que sean Nadal.

 

Podés hacer tu camiseta personalizada en @almabohemiacr de hombre o mujer y ponerle Maluma? Scarlett Johansson? Liam Hemsworth? JLO?

A vos, quién te gustaría que te encuentre?

Feliz finde!
#ILoveTonyStark #Motivación #Ejercicio #BuenaActitudyLookGanador #QueNoSeNoteQueUnoSufre #NoSeSiBinchaEsConV #ejercicio #actitud #lookatme #princess #health #smile #happy #healthy #princess #costarica #puravida #lifethrumyeye #porquecadasegundocuenta #pilates

@almabohemiacr

911: Si hay bomberos ticos, dónde están los cazafantasmas ticos?

O puede uno llamar a los bomberos? 

La única película de miedo que he visto en mi vida fue Poltergeist… ja un toque “vintage“… Todavía a veces cuando oigo un ruido raro en la noche, puedo escuchar a la machita esa diciendo ” they are baaaaack” y me quedan los ovarios de amígdalas.

Pues resulta que en la calle de la salida de mi casa, pusieron esta valla de la película “Anabelle”,  que por dicha ya no juego con muñecas, porque las hubiera botado todas a la basura! Paso en carro, veo la valla, quedo traumatizada de nuevo y con esa imágen en la cabeza…

No bastándole a la vida mi trauma infantil, llega la noche, en un dejo de valentía me pongo lavanda detrás de las orejas, me acuesto a dormir y justo cuando caí en los brazos de morfeo a la 1am, se enciende sólo… si sólo… fue sólo… se prendió sólo (todavía trato de convencerme) … el batimóvil de mi hijo Luciano y suena a todo volúmen el ROAR de sus motores y la voz de Batman que dice : “System ready, let’s fight crime” … en tres dos uno no sólo me quedaron los ovarios de amígdalas, sino el control de esfínteres fue tal, que no voy a poder ir al baño en tres meses… 

Cómo en la vida puede pasar eso! Este es el top 1 de los sustos que me he llevado en la vida, alguien que me lo supere?


#CuidadoConTraumatizarmeMás #RecéHastaLasLetaníasEnLatín #ParaLaFotoMePuseAguaBenditaEnVezDePerfume  #HistoriasReales #AQuiénLeHaPasado #PorqueCadaSegundoCuenta #BuenoEsoDuróComo10Segundos #NiLocaVoyAlCine #seprendiósólo #seprendiósólo #seprendiósólo #QuiênActivóLaBatiseñal #HistoriasDeTerror

De pancito de cena a cupcake en 8 pasos.

En la vida nos enseñan a amar a muchas cosas, pero nadie nos enseña algo tan importante como el amor propio. Si partimos del hecho que nuestro cuerpo es el templo de nuestra alma y sólo nos dan uno para toda la vida, porqué lo descuidamos?

En mi caso, he tenido una vida relativamente saludable donde no fue hasta después de mi segundo hijo que nada fue igual que antes. Salí de la clínica con un buzo café de tercipelo, la moda en esa época, creyéndome un miembro más de la familia bling bling de la televisión y más bien, ahora que veo las fotos, parecía un gran oso grizzlie en vías de extención.. eso sí con rímmel en los ojos y brillo de labios!

Por una u otra razón pasaron los años y así me quedé: cute, coqueta pero con sobrpeso. Con rachas intermitentes de ejercicio y fórmulas “mágicas” para adelgazar. Todo sin un resultado consistente y con objetivos superfluos o a corto plazo: entrar en un vestido para una fecha especial o verme bien en las fotos de un viaje.

No fue hasta Agosto del 2016 que, esperando un milagro sin hacer absolutamente nada, me pesé, ví el número de terror y ahí desperté!

Me dije a mi misma no más, yo iba a volver a ser la misma de antes, no por nadie, porque nunca nadie me lo dijo de frente, sino por mí! Ya no podía seguir engañándome. No iba a cumplir mis 45 primaveras así! Iba a hacer todo lo que estuviera en mi alcance para inclusive verme de 30 y sentirme de 25!

Entonces….empecé! Y en resumen estas 8 cosas fueron claves para lograr el cambio esperado!

1- No hay que cambiar por nadie más que por uno.
Uno puede engañar al mundo, pero no se puede engañar a uno mismo y es por eso que el cambio debe de ser para uno y por uno, no por ninguna otra razón. Yo tengo muchas amigas que si bien es cierto están pasadas de peso, no tienen problemas ni de salud ni de autoestima, son felices como son y se ven radiantes! Se visten con lo que quieren y se ven divinas! Pero no era mi caso. Mi condición física era pésima y ya no hallaba que ponerme, a veces sólo me faltaba un micrófono y cantar “Tómame ó Déjame”.

2- Olvidate de la palabra “dieta” y la magia no existe!
La comida lo es casi todo a la hora de adelgazar. No hay recetas mágicas!
Después de tomar la decisión, me dediqué por dos semanas a escribir sin misericordia lo que me comía cada día. No lo leía, no me engañaba. “Pero es que yo como muy poquito” me repetía como un disco rayado y una vez que pasaron las dos semanas y leí lo que había escrito, casi me infarto! No sólo de la cantidad de “cochinadas” que comía por no tener “tiempo” de comer bien, sino por las barbaridades que hacía en un sólo día: la verdad había salido a flote!

A partir de mis notas, empecé a hacer cambios pequeños pero significativos, cambios que a mí me funcionaban sin tener que dejar de comer radicalmente de todo. Si me tomaba un café deliciosamente cargado de azúcar de botellita todos los días, lo corté a una vez a la semana… Claro entraba a comprármelo como un adicto en recuperación con tembladera de manos y todo y lo saboreaba hasta la última gota.

Dejé de comer a toda hora, el carro nunca más fue mi mesa de comedor y a pesar de que al principio me costó mucho, dejé de que el acelerado ritmo de vida me comiera, o más bien que yo me lo comiera a él!

Hice cambios que fueran sostenibles en el largo plazo, cambios que me gustaran y pudiera seguir comiendo toda mi vida. Olvidate de la palabra “dieta” Cualquiera puede adelgazar con un huevo duro, una taza de gelatina y tres almendras al día, pero no es algo que se pueda mantener de por vida, por lo menos yo no.
Hay que construir planes alimenticios que se conviertan en un estilo se vida.
Empecé a comer en plato pequeño, no cargándolo como hace la gente en los “all you can eat” que termina el plato como un acto de malabarismo de circo, sino llenándolo con lo que me mantuviera satisfecha por más tiempo. Mucha ensalada, proteína y nunca olvidé las harinas. Yo personalmente siento que si uno deja de comer algo, en el momento que lo vuelva a comer explota como un airbag, por eso mejor con moderación todos los grupos de alimentos.

No hay que perderse de los placeres de la vida!
Tenía un “cheat day” un día en que podía comer lo que quisiera. Mi sobrina me decia parándome los ojos “tía es cheat meal no day” pero para mí era day! Ese día aprovechaba selectivamente mis indulgencias! No lo desperdiciaba con una canastica de fresas en un té, no! pero sí por una deliciosa tajada de torta chilena o un buen pedazo de pan recién hecho con mantequilla!
Poco a poco mis cheat days no importaban tanto pues comía de todo y esa necesidad de comer comida chatarra había disminuido muchísimo. Eso sí nunca pude dejar de comer chocolate, para mí hay tres cosas que como todos los días que no son negociables: el tomate, el aguacate y el chocolate. Escojé las tuyas y que en el balance por lo menos hayan dos buenas y una que alimente el alma!
Además tenía mis premios! Nunca comida pero si ropa, zapatos, un tatuaje! Cosas que yo sabía iban a ser de gran satisfacción por cada milestone logrado.

3- Líquido, líquido y líquido.
Siempre he tomado mucha agua, pero incrementé el consumo de té verde, nada elaborado, sino del que venden en el super sin azúcar. Quien me ve en la calle siempre me va a ver con mi botella debajo del brazo! Eso no lo cambio por nada.

Todas las mañanas me tomo mi batido con piña y pepino como base más lo que haya en la nevera dependiendo de la etapa de la quincena ( a veces hay espinaca, a veces naranjas, lo que sea que sepa rico) y un vasito de jugo de limón en ayunas con colágeno para alcalinizar el cuerpo. Esto me ayudó a fijar mejor la piel y a no quedar tan floja después de perder peso, no es un secreto, hasta google lo dice!

4-Encontrá el ejercicio que más te guste, probá todo, siempre hay algo que es lo de uno! Yo no hice ejercicios hasta que bajé los primeros 23 kilos. Pero esa fui yo y fue parte de conocerme en todo este proceso. Hacer ejercicio a mí me da muchísima hambre y si estaba haciendo cambios alimenticios en términos de estilo de vida y raciones, hubiera sido como nadar contra corriente.
Una vez que perdí 23 kilos empecé a caminar en las mañanas y a hacer pilates. En una época hice Tacfit y lo amé, regresaré a entrenar pronto, hoy hago pilates y lo amo! Para mi es como cuando a un chiquito le dicen que va para Disney! Amo mis clases de pilates y no las cambio por nada!

5- Todas las semanas, los lunes cuando me peso, me tomo fotos en un espejo de cuerpo entero, en serio no hay mejor motivación! Porque uno se ve todos los días y de verdad que yo me siento medio igual… pero no! También la ropa empieza a quedarle floja a uno que también es un muy buen indicador, pero si uno ve los cambios como observador y no como protagonista, los ve de verdad, se siente super cool y no afloja! Para mi no hay como la evidencia de las fotos. La que ilustra este post, a mi me da risa! Pero habla por sí sóla!

6- Tomo canela todos los días. Una gran amiga “flaca” me lo recomendó pues a ella se lo recetaron pues a pesar de ser flaca toda la vida, tenía que bajar el nivel de azúcar en la sangre, bajar el nivel de grasa corporal, el colesterol malo y los triglicéridos. En términos de nivel de grasa, yo era como esos patecitos que uno ve en el super, sólo me hacía falta el cierre metálico en el copete! Hoy mis exámenes de sangre en términos de azúcar y perfil de lípidos son normales y el nivel de grasa es acorde a mi edad, peso y estatura.

7- Escojé tu grupo de apoyo!
Idealmente sería tener un team de nutricionistas y personal trainners, si podés hacelo! Yo no lo tuve, mis prioridades presupuestarias me contemplaban a mí como mi único team ( eso sonó divino, la traducción es que no tenía plata para eso!) Me tenía a mi y a mis ganas de sentirme bien de nuevo!
Pero también hay que rodearse de personas que te motiven, familia, amigos, escogidos y poquitos, pero que quieran ayudarte en este proceso. News Flash: no todo el mundo se va a alegrar de tu cambio. Dos o tres personas contando a la mamá de uno van a ser consistentemente felices en todo el proceso. Existen personas que no pueden alegrarse de que alguien esté feliz y bien, especulan con el fin de justificar que un buen resultado debe de ser por la vía más fácil, y en mi caso me han achacado desde operaciones, photoshop, bulimia…había hasta un chat con fotos mías en que se discutía que había hecho! Reuniones en que “despellejaban” mis fotos y hasta cicatrices me encontraban de la operación mágica con que adelgazé, a tal punto que hasta fui víctima de acoso psicológico de personas que simplemente no pudieron con la idea de que Ana ya no era gorda. Si alguien se opera porque por salud tiene que bajar de peso no tienen nada de malo!  pero ese no fue mi caso. Quienes me conocieron de “joven” lo saben y me dicen “Regresaste a ser la de antes!” , los que me conocieron gordis,  si son los más impresionados y me ven con cara de “esta qué? se fue al Tibet a palmarse de hambre tres meses?!”
Pero todo eso no importa, si uno está feliz, hace el cambio por uno y escogió tan bien su grupo de apoyo que no se van a cansar nunca de decirte lo bien que lo hiciste y lo bien que estás, todo bien! Uno no vive por la gente, uno vive por uno mismo y si está feliz, que digan lo que digan!

8- Si sé puede. Yo al principio tenía una meta más conservadora, jamás me hubiera imaginado llegar en 6 meses a mi peso ideal y menos aún haber bajado más y mantenerlo 7 meses después, pero a medida que fue pasando tiempo me he dado cuenta que usando el amor propio y la mente como aliados si se puede. Todo está en la mente, hay que proponérselo y creérselo.

Hoy por hoy, esta es mi historia,  con momentos de mucho control mental y muchos comentarios unos graciosas y otros no tanto, 28 kilos menos y con mucha gente buscándo inspiración, ya sea personas que tenía años de no ver o que ni conozco que me han llamado y escrito para preguntarme qué hice y yo feliz de ayudar, decidí que este iba a ser el primer tema de mi blogg, contar qué pasó en los 6 meses que decidí transformarme de pancito de cena a cupcake!

Porqué un cupcake? Porque si bien es cierto ya no soy un pancito de cena, no soy perfecta ese no era el fin, pero me siento feliz y me veo feliz.
Ahora tengo mis “problemas de Barbie” como me dijo una muy buena amiga: que se me arrugó el cuello o tengo una arruga en la panza, o se me fué el trasero, pero puedo vivir con eso porque estoy feliz, saludable y me siento bien, ahora trabajo en mejorar esos detalles (tema para más adelante) y puedo inspirar a otros con mi historia.

En resúmen cuál fue mi receta “mágica”? Aceptarlo, decidirme a cambiar, aprender a conocerme y construir a largo plazo… más nada! Puro amor propio!
No tengo problema en contar más detalles sin ser una experta o de apoyarte si querés acercarte y contarme tu historia, pero super más enriqucedor que nos compartás tus tips y “secretos” para bajar de peso o mantener un peso ideal y así nos ayudamos todos! Te animás?


#lifethrumyeye #princess #inspiración #pérdidadepeso #amorpropio #salud #elpoderdelamente #quererespoder #conocetucuerpo #autoestima

 

 

 

Porque cada segundo cuenta…

Conectate  con tu escencia, con lo que hace vibrar tu corazón… Esa es tu pasión, tu misión, tu propósito. Cuántas veces nos limitamos por no creer en nuestro poder… por mantenernos en una zona de confort ilusoria… por el qué dirán… por conformarnos con lo que recibimos… por conformarnos con lo que tenemos… por miedo al futuro….

Construimos en cada segundo nuestro presente y futuro, con nuetras acciones y decisiones,  pero no es hasta que entendamos que en esta vida cada segundo cuenta que empezamos a vivir realmente, a hacer las cosas y estar con las personas que hacen vibrar nuestro corazón….

Vos hacés lo que te hace vibrar?

 

#pasión #mision # propósito # sueños # escencia #felicidad #elpoderdeuno #findyourbliss #princess #guardianangel #beyou #behappy #lifethrumyeye #porquecadasegundocuenta

Camiseta @almabohemiacr Tennis #superga @Pink Pucca Beachwear jeans @Oxo Fashion hair by Tigi Hair @Beauty Tech Professional