Mi Ángel saluda a tu Ángel

¡Hoy es el día del Ángel de la Guarda y yo no puedo estar más feliz de celebrárselo a mi angelito!

¿No les parece demasiado cool que Dios nos asignó desde que nacimos un Ángel para que nos acompañe los 365 días del año durante toda nuestra vida y hasta que nuestra alma regrese al cielo?

¡A mí sí!

Mi Ángel de la Guarda es mi fiel compañero y amigo. El tiene el script de mi vida desde que nací y me acompaña y ayuda siempre. Cada día que pasa, mi relación con él se hace más fuerte y gracias a Dios nunca me siento sola ni desprotegida. Le consulto muchas cosas, he aprendido a escucharlo, a permitir su guía y bueno, le pido cada favor que a veces hasta risa me da. Como dijo el Papa Franciso “es un amigo que no vemos, pero sí escuchamos”. Tenemos que aprender a escuchar a nuestro angelito, a mí me ha pegado cada salvada que nunca le voy a poder estar completamente agradecida.

Los Ángeles fueron puestos en este mundo por Dios. Una vez que entendemos su presencia en nuestras vidas y más aún la del Angelito de la Guarda, todo se vuelve más fácil.

¿Vos le hablás a tu Ángel? Yo sí, a veces parezco una loca hablando sola y es que vamos en una pura conversadera. Tenés que aprender a sentirlo, a escucharlo, a dejarte guiar por él.

El sábado pasado, con mi familia de Casa de Ángel de Gaby Arrieta, en una Celebración Maravillosa del día de los Arcángeles – que se celebra el 29 de Septiembre- el Padre Estuardo en el Evangelio contó esta maravillosa historia:

“Un dia un angel se arrodillo a los pies de Dios y habló:

Señor, visité toda tu creación. Estuve en todos los lugares. Ví que eres parte de todas las cosas. Y por eso vine hasta Tí Señor para tratar de entender Por qué cada una de las personas sobre la tierra tiene apenas un ala? Los ángeles tenemos dos. Podemos ir hasta el amor que el Señor representa siempre que lo deseamos. Podemos volar hacia la libertad siempre que queramos. Pero los humanos con su única ala no pueden volar. No podrán volar con apenas una ala…Dios respondió: Sí, ya sé eso. Sé que hice a los humanos solamente con un ala…

Intrigado el ángel quería entender y preguntó: Pero, por qué el Señor dió a los hombres solamente una ala cuando son necesarias dos alas para que puedan volar?

Sin prisa, Dios respondió:

Ellos sí pueden volar, mi ángel. Dí a los humanos una sola ala para que ellos pudiesen volar más y mejor que nuestros Arcángeles. Para volar, mi pequeño amigo, tu precisas de tus dos alas. Y aunque libre, tú estás solo. Más los humanos… los humanos con su única ala precisarán siempre dar las manos a alguien a fin de tener sus dos alas. Cada uno ha de tener un par de alas. Cada uno a de buscar su segunda ala en alguien, en algún lugar del mundo, para que se complete su par. Así todos aprenderán a respetarse y a no quebrar la única ala de la otra persona porque pueden estar acabando con su oportunidad de volar. Así mi ángel, ellos aprenderán a amar verdaderamente a la otra persona. Aprenderán que solamente permitiendose amar, ellos podrán volar. Tocando el corazón de otra persona, ellos podrán encontrar el ala que les falta y podrán finalmente volar. Solamente a través del amor podrán llegar hasta donde estoy. Así como lo haces tú, mi ángel.”

¿Divina verdad?

¿Buscás vos complementar tu ala o andás por esta vida viendo a ver cómo quebrás el ala de otras personas?

Sólo cuando practicamos la caridad, el amor, el respeto a las personas, la tolerancia, la esperanza, la empatía, el amor propio, es cuando logramos todo… cuando dejamos de creer que lo podemos hacer todo solos sin necesidad de otros, sin ayudar a otros. Siempre necesitamos otra ala para poder volar, sin olvidarnos que tambien necesitamos esa gran ala mayor.

Llamá a tu Ángel todo el día para lo que lo necesités y verás que nunca te falla. Pedile guía, consejo y ese abrazo cargado de amor y esperanza que solo él te puede dar.

Si querés conocer más del tema podés visitar la página de Casa del Ángel y llevar sus cursos. Son cursos que cambian vidas, enseñanzas de amor que se convierten en un estilo de vida maravilloso. Yo a Gaby solo puedo decirle gracias, gracias eternas por haberme guiado a conocer más a fondo a mi gran compa de la vida.

¡Sonemos hoy campanitas! Y reciban un gran abrazo mío y de mi Angelito de la Guarda.

Cuando le pregunté qué sentía él siendo mi Angelito, me dijo llevate la mano a la frente, cerrás los ojos y ¡me regaló la camiseta de la foto!