La mejor lección que la vida me ha dado.

No había tenido ni tiempo ni voluntad de hacer mi “Vision Board” del 2019 y este fin de semana pasado le entré. 
Inicié revisando el del 2018 y me llevé una gran sorpresa: de cinco objetivos que me había planteado – y objetivos de vida super agresivos y grandes- había logrado cuatro… “¡Oh wow!” pensé en mis adentros y me sentí tan gata y feliz. 
El objetivo que creía imposible de lograr en un año -porque era en mi mente dificilísimo-  fue el primero que logré para asombro mío. No fue fácil, fue el más sacrificado de todos y ya ven,  el que más bien ni creía poder lograrlo y mucho menos en un año, fue el que logré más rápido.
La verdad es que de los cinco objetivos, cuatro estaban en mis manos y uno no dependía del todo de mí y bueno ¡oh gran lección!: los que yo podía controlar, pulsiar y dependían solo de mí,  fueron los que pude lograr y superar.
Eso solo me reforzó lo que decidí y aprendí hace unos años: mi única competencia soy yo…. en todo…no hay nadie más.
Cuando aprendí a concentrarme en mí y dejé de ver para los lados, fue que empezaron a fluir las cosas en mi vida, fue cuando empezé a lograr cosas. Hoy mientras me definía para este 2019,  ahí estaba ahí yo de nuevo, de nuevo es Ana Casafont contra Ana Casafont.
Ya hice mi board para este año y ¡que felicidad! Sé muy bien que este año también lo voy a lograr. 
Si querés saber si lo vas a lograr también vos, es muy sencillo: dejá de ver para los lados, dejá de compararte, dejá de vivir en función del mundo.

¿Cuáles lecciones han sido claves en lograr mis objetivos?

Yo no espero nada de nadie, sin expectativas no hay más desilusiones. No miro para atrás ni siquiera para repasar lecciones, controlo mis pensamientos y sé que el pasado y el futuro por el que me preocupé o podría preocupar,  no existen más que en mi mente y es solo la falta de control de los pensamientos lo que angustia:  por eso vivo en el presente y así me libero de mi imaginación sobre actuada.  
Sonrío todo lo que puedo, soy yo misma,  medio burra o loca pero soy yo. Mientras más auténtica más realizada, sencilla, sin poses ni falsedades.
Amo con todo mi corazón y a todo el que se deje y sí, amo más de lo que pueda recibir a cambio y aun sabiéndolo,  amo de igual manera. 
Sueño con los ojos abiertos a penas puedo y espero poder cumplir cada locura que se me ocurre, porque son millones de sueños los que me mantienen despierta y vivo sin miedo porque confío en que realmente, puedo hacer todo lo que mi corazón anhela.
Soy paciente en cumplir mis metas y confío en mis procesos,  porque todo lo que he pensado para mí, ya viene en camino y eso me da paz y la Fé de saber que debo de ser fuerte y debo de continuar creyendo en mí:  todo lo que me va a suceder,  será por mí. 
Sé que está bien que diga no, que cancele planes cuando no quiera, que quiera estar sola a veces, que me dedique tiempo  o no tenga ganas de hacer nada , está bien hablar o quedarme callada, está bien dejar ir. 
Anhelo encontrar esa persona que hable mi lenguaje y no tener que pasar toda una vida traduciendo mi alma a nadie. Sé que soy magia y no, no voy a pedir disculpas por el fuego que hay dentro de mí.
Soy la mejor en mi trabajo porque creo en la pasión de lo que hago. Hago y repito todo lo que me llena el alma y alimenta mi cuerpo como mis clases de pilates y quien quita que me meta a clases de canto para profesionalizar mis videos de mis IG stories, ja!- Soy la mamá más cool que existe, la mejor y maś amiga de mis amigos, la hija que cualquier mamá se desearía, la hermana más hermana de los hermanos , la mae más linda y agradecida del mundo… pero todo dentro de mi mundo.
Y lo más importante: soy feliz y hago todo lo posible para que mis días se llenen de momentos que me den felicidad porque eso es lo que me ayuda a decidir que tipo de vida quiero y a partir de ahí, a decirle no a todo aquello que no encaje en mi definición de felicidad. 
¿Ya te pusiste a pensar?
Empezá a enfocarte un poco más en vos mismo y a dejar de preocuparte por lo que tienen o son las personas a tu alrededor. Eso es cool. Tu competencia no son otras personas, tu competencia es tu ego, el negarse a conocerse, son los comportamientos negativos y la conciencia de continuar alimentándolos.
Dedicá un día a limpiar tus espacios, comé lo que te gusta, escuchá música y cantá hasta el cansancio, encendé una candela, tomá mucha agua, dormí bastante y respirá…y una vez que estés feliz con todo eso,  empezá a definir tus objetivos para este año, empezá a competir contra vos mismo para ser una mejor versión de vos.

Así vas a llevarte una sorpresa y a tener también la mejor lección que la vida te puede dar: sos vos contra vos y nada más.